24 de mayo de 2010

INAUGURACION PARQUE TOLEDO 20 JUNIO 2009

Parques en el mundo y Parque de Toledo


Charla de Dario Ergas sobre la liberación personal y social

Charla de Dario Ergas sobre la liberación personal y social. Se dio en las 4tas Jornadas de Sicología de Nuevo Humanismo, agosto 2008

Imagen, creencia, mirada y paisaje - Silo

Lo retenido actúa frente a lo que percibo, aunque su formación pertenezca al pasado.

Se trata de un pasado siempre actualizado, siempre presente. Antes de entrar a mi habitación daba por sentado, daba por supuesto, que la ventana debía estar allí en perfectas condiciones. No es que lo estuviera pensando, sino que simplemente contaba con ello. La ventana en particular no estaba presente en mis pensamientos de ese momento, pero estaba co-presente, estaba dentro del horizonte de objetos contenidos en mi habitación.

Es gracias a la copresencia, a la retención actualizada y superpuesta a la percepción, que la conciencia infiere más de lo que percibe.

En ese fenómeno encontramos el funcionamiento más elemental de la creencia. En el ejemplo, es como si me dijera: yo creía que la ventana estaba en perfectas condiciones. Si al entrar a mi habitación aparecieran fenómenos propios de un campo diferente de objetos, por ejemplo una lancha o un camello, tal situación surrealista me resultaría increíble no porque esos objetos no existan, sino porque su emplazamiento estaría fuera del campo de copresencia, fuera del paisaje que me he formado y que actúa en mí superponiéndose a toda cosa que percibo.

Silo.

Conferencia dada por Silo en Santiago de Chile sobre su pensamiento y obra literaria. Teatro Gran Palace, mayo 1991

15 de mayo de 2010

La Reunión

Sentados alrededor de la mesa, todos escuchaban las últimas explicaciones que daba aquel hombre joven, descendiente seguramente de las tribus de América.

Rama se había interrumpido para reconsiderar sus palabras. Luego continuó: “Visto todo lo anterior, pero desde el ángulo de la Tradición, la leyenda es ésta: el Creador hizo al hombre a imagen suya, pero lo dejó sin terminar a fin que se desarrollara armónicamente, de acuerdo al proceso de la naturaleza sobre la cual lo había colocado para dirigirla.

“Por otra parte, hasta tanto no poblara todo el planeta y no formara una red de comunicaciones entre todos los rincones del mundo, no podría desplegar otro nivel de conciencia. Si lograba que su especie como delicado tejido cubriera toda la Tierra, podría decirse que ésta había alcanzado su conciencia y estaba en condiciones de expandir la vida hacia otros puntos del sistema solar.

“Como todo proceso, actuaron aquí tres fuerzas desde el comienzo: la diferenciadora, la complementadora y la sintetizadora.

“Tratándose de una secuencia evolutiva, cada nueva síntesis se ampliaba con respecto a la que la precedía y llegada a su punto máximo, comenzaba un nuevo proceso de diferenciación hasta desgastar la tríada, reemplazándo los elementos viejos por los nuevos que se habían gestado en su interior.

“Mientras las culturas y las civilizaciones caían una tras otra, los elementos más desarrollados de un nivel, creaban las condiciones para el surgimiento de un nivel posterior.

“Las culturas aisladas de los comienzos, fueron complementándose entre sí gracias a los contactos que se establecían entre ellas, por el intercambio económico, por el desarrollo de sus comunicaciones, por la confrontación de sus políticas, de su arte y de su religión.

“El fenómeno fue ampliándose de tríada en tríada en tríada, semejando una espiral ascendente, en la cual cada vuelta tenía mayor diámetro que su anterior.
-Rama hizo una pausa y continuó.

“Teniendo en cuenta esos procesos, los pensadores han elaborado dos concepciones principales, antagónicas entre sí: la cíclica y la lineal.

“La primera lleva a una interpretación repetitiva de la historia. La segunda, a una interpretación evolutiva.

“Verdaderamente sucede, que los procesos en toda etapa nacen, crecen y se reproducen, pero pasando los elementos progresivos a la etapa siguiente, mientras los regresivos decaen y mueren.

“Ahora bien, cuando las culturas eran islas, podían desarrollarse en su medida sin influirse mayormente. Pero eso con el tiempo fue cambiando hasta llegar a la etapa actual, en que todas las culturas existentes en el planeta están comunicadas y pertenecen a la misma estructura. Por consiguiente, todo lo que sucede en un punto repercute en todo el globo y nada de lo que sucede puede estar aislado del conjunto.

“Este sistema global al que se ha llegado (y que tiende a interrelacionar sus elementos internos de un modo cada vez más apretado) impide la existencia de fenómenos independientes.

“Como ejemplo de sistema en movimiento, consideremos a un cohete que se aleja de la Tierra. Si un astronauta sale de su interior, de todas maneras sigue arrastrado por la fuerza inercial del sistema al que pertenece y su libertad de movimiento siempre es relativa a él.

“Supongamos que el navegante pudiera desplazarse desde la proa hasta la etapa de impulsión a razón de tres kilómetros por hora. En menos de un minuto llegaría a ella.

Aparentemente entonces, se hubiera acercado a la Tierra. En efecto se hubiera acercado con respecto a la proa en ese momento, pero en ese minuto de caminata todo el sistema se hallaría a quinientos kilómetros más de distancia de dicho planeta (suponiendo que la velocidad del cohete fuera de treinta mil kilómetros por hora).

“Pues bien, el sistema mundial actual ubica a cualquier fenómeno en situación dependiente del conjunto. En el proceso histórico en que nos encontramos inmersos, somos arrastrados por él con la velocidad que él impone. Nuestros movimientos son relativos a todo el sistema en marcha y de ningún modo independientes.

“Si para la evolución del hombre fueron lanzados (desde cierto círculo que no desconocemos) en cada etapa, seres excepcionales que lograron orientar todo el proceso en la dirección que proponían, es inútil ya que los factores regresivos traten de caminar desde la proa hacia la etapa de impulsión.

“El momento actual asume a toda la historia anterior del hombre y lo proyecta a éste hacia su desarrollo en la dirección hacia la que fue apuntado desde su lanzamiento.

“Vistas así las cosas, tiene sentido hablar de un Destino del hombre.

“Los afectos a la jerga biológica véanlo si más les gusta, como la preparación del código genético elemental del ser vivo que se limita a desarrollar en la confrontación con el medio, los caracteres “grabados” en el D.N.A. básico.

“Los hombres creen que hacen la historia, cuando en rigor es su condicionamiento básico aquél que lo desarrolla en la línea propuesta.

“Desde luego que en cada etapa se producen correcciones de rumbo que evitan el desvío, así como la lucha con la naturaleza y el cotejo con el medio, imprimen nuevos caracteres en el ser vivo, modificando su experiencia y otorgándole un manejo mayor de posibilidades... Pero siempre de posibilidades relativas al sistema en que está incluso.

“Si la historia parece repetirse en cada etapa, en el proceso general es siempre cambiante.
“En momentos oportunos, aquellos seres mencionados anteriormente, provocaron correcciones de rumbo y sus luchas fueron siempre las del cambio y la evolución, contra la inercia y la estupidez.

Esos momentos oportunos son conocidos como “mesianismo” y poco importa si los hombres que se hicieron cargo de tal situación eran mesías en sentido objetivo, o si respondían a la necesidad espiritual de la época.

Cada vez que ellos aparecieron, aportaron una nueva debelación del Ser, un nuevo estilo de vida y un nuevo nivel de conciencia, pero lo hicieron en el momento en que concluía una gran etapa, sirviendo ellos de eslabón entre un mundo agónico y otro joven y luminoso, que los mejores espíritus de cada época podían intuir en el horizonte que les tocaba contemplar.

“Siempre bastó con una pequeña cantidad de esos hombres, para provocar en los grandes conjuntos shocks adecuados a las circunstancias materiales y al estado sicológico de la sociedad en que les correspondió actuar
.

“Podemos comprender estas relaciones desde otro ángulo.

“Hoy no se puede negar, que el plomo puede transmutar en oro. Y aquellos que persiguieron a nuestros alquimistas, refunfuñan ahora frente a los ciclotrones de los físicos, aunque están obligados a admitirlos.

“Se sabe que la aceleración de las partículas opera trasmutaciones, pero de momento resulta inadmisible para la opinión general que el hombre pueda acelerarse en su interior, acelerarse sicológicamente, como para provocar él mismo su trasmutación.

“Nadie ignora en química, que factores catalizadores introducidos en pequeñísima cantidad, operan enormes aceleraciones en grandes conjuntos. De igual modo, hombres trasmutados en las distintas épocas, modificaron el códigos de los grandes conjuntos con sus enseñanzas. No obstante, al pasar (tales enseñanzas) de una etapa a otra, invariablemente aumentó el “ruido de la información”, como dirán los cibernéticos. Es decir, se degradó lo explicado al comienzo.

“Cada vez que ocurrió esto, como sucede en los circuitos de retroalimentación, surgió una nueva señal que reordenó el conjunto. O en otras palabras; se tiró por la borda toda la mercadería descompuesta.

“De no haber acontecido así, todo hubiera terminado en la desinteligencia total que nos relata el mito de la torre de Babel en cuanto a la “confusión de las lenguas”. Allí sucedió eso precisamente: fue tal el aumento de ruido desde la fuente emisora al receptor, que el mensaje en cada caso llegó distorsionado.

“A pesar del ejemplo, no debe creerse que nos estamos refiriendo a problemas de expresión y significado lingüístico, sino al quehacer humano en general.

“Volviendo a nuestro tema primitivo y con referencia a la Tradición: ni eran locos los que hablaron de la composición geométrica del mundo, de los triángulos de las cosas, ni eran ingenuos los que hablaron del cambio del vino en sangre y del pan en cuerpo. Si por otra parte aquellos estaban inspirados en la mística del Despertar y su lenguaje (en alguna medida) era poético, la verdad que transmitieron no estuvo nunca alejada de lo que hoy conocemos como Ciencia.

“Sucede, amigos míos, que lo válido para el mundo de la naturaleza en también válido para el mundo del espíritu, porque estos mundos no están separados, sino que son el mismo Universo.

“Nosotros no tenemos la culpa si la moral actual y algunas líneas científicas continúan siendo maniqueas.

“Bien y mal, antimateria y materia, son aspectos de una misma realidad y no entidades separadas.

“Ahora el hombre está en condiciones de discurrir de un modo global puede empezar a ver las cosas en conjunto, comprendiendo que las polaridades se invierten según ciclaje eléctrico, que existen polaridades neutras, que todo cambia a cada instante y que este cambio aparentemente violento según las circunstancias, es armónico, ordenado y estructural.

“Para concluir con todo esto, quiero referirme una vez más al cuento.

“La leyenda insinúa que al fin de los tiempos la familia humana estará comunicada entre sí y que todos los hombres conocerán al instante lo que sucede en otras regiones, por muy alejados que estén de ellas.

“Entonces, cuando esa delicada piel de conciencia cubra el planeta, surgirá desde el comienzo mismo de la historia, un puñado se seres cuyo número y calidad permitan al hombre despertar, como una especie nueva, digna de llevar vida por el Universo colaborando con el plan del Creador.

Entonces Rama terminó su exposición al tiempo que lanzaba algunas miradas cómplices.

Pasaron unos segundos y luego, un sujeto de acento extranjero dijo:
-Por el relato y las explicaciones comprendemos que has hecho tu parte, ¿pero qué debemos hacer nosotros?
-Producir el número que falta -respondió Rama.

-Hay número suficiente -acotó el extranjero.

-Sin duda, pero es necesario obtener un número altamente calificado y distribuirlo en el lugar más conveniente. Es a partir de Estados Unidos (antes de que caiga) desde donde soplará nuestro mensaje... -y observando cierta incomodidad en el grupo agregó socarronamente: -Los que miran a ese pueblo con desprecio, conviene que recuerden el dicho de los gallegos: “Dios escribe derecho con líneas torcidas”.


Canal de Videos de Mensaje TV

Canal de Videos de Mensaje TV


El principio de libertad



Los principios de la acción valida se encuentran en el libro La Mirada interna de Silo

14 de mayo de 2010

Vuela hacia las estrellas

LA RELIGIÓN INTERIOR

Cuadernos de Escuela - Nº 5 La religión interior - H. van Doren



A.- Cuaderno nº 5

"...Entonces, para que resulten ejemplificadoras, aquellas figuras pueden estar a la vista en el lugar.

"Un hombre sin conocimiento será dado a confundir esos objetos con artificios rituales. Se trata sin embargo, de clavículas del camino interno.

"Aunque esos peligros sean ciertos, se da oportunidad a los avanzados a tener sus ambientes constituidos como fuera enseñado. Ni las claves del recinto, ni el círculo, el árbol y sus frutos en el lugar central, pueden dejar de colocarse por abstención o comedimiento. Tampoco los cinco colores que sirven de luminarias, ni la mesa de piedra.

"Esta mesa, que no es la sacrificial de los filisteos del círculo externo, es cátedra del Señor para conocimiento Mayor y base para las operaciones cualesquiera sean las vías elegidas...

"Desde allí se mantiene y materializa el templo interior que no está en lugar alguno, sino en plano super-mental. Los cuidadores del templo tienen su lugar descrito que utilizan como unión con el templo escondido... De diversas religiones dispusieron los cuidadores para unir las plegarias con el plano super-mental y así mismo sus objetos de culto fueron tratados para reunir la energía de los devotos y materializar la Forma.

"La obra importante, la de la mesa, muestra rastros nuestros en todos los altares. Es gracias al altar que la energía de la Forma fue siempre devuelta purificada a los creyentes, a veces por medio de sacramentos.

"Igual efecto se ha mantenido en los recintos de egipcios, chinos y pueblos montañosos, en el Arca de la Alianza, los altares de cristianos y paganos y en la piedra de la Khaba. Entre los pueblos cálidos el mismo bosque, y si isleños, la isla sagrada, han valido igual que para aquéllos.

"Los cuidadores se han preocupado de unir todos los altares con el plano super-mental y aún los lugares centrales alrededor de los que se agolpan multitudes por cualquier motivo... Ya esta unión debe estar por terminar de efectuarse para salvación de la humanidad y descenso real de la ciudad de Dios.

"Esta ciudad de cristal puro será en el mundo cuando se instale en cada hombre y vaya uniéndose a la Forma desde el centro de cada hombre, desde su altar interior. Para ello los cuidadores se preocupan de explicar según el entendimiento de cada cual, cómo debe ser la unión con la Forma y cómo recibir de ella toda su fuerza para mejoría de todos.

"Ampliando el círculo hasta lo más externo de la humanidad y uniendo todos los puntos de los hijos de Dios en los cuidadores, podrá materializarse la Forma supermental. Por ésto, ellos han de comprender la compasión que lleva a salvar a toda la humanidad y a toda criatura viviente. Toda criatura humana o no, es sacramental y en su liberación ayuda a materializar el plano, a divinizar la Creación.

"...Las manifestaciones del plano super-mental, son las de la luz".


B.-

Lo anterior es una forma de explicación y ésta también vale. El templo interior nada tiene que ver con lugares de culto. Tampoco es el recinto crepuscular de la baja conciencia. Es el recinto luminoso de una conciencia cristalina no perturbada por ensueños. Allí se identifican lo uno con el Todo.

Para entrar al recinto es necesario el estado de pureza interior. Decir "pureza interior", es decir: no-ensueño, no-sobresalto, paz consigo mismo. Sin pureza es inútil todo esfuerzo por penetrar.

Lograda la pureza como estado de conciencia despierta y acorde consigo misma, se puede empezar a visualizar una esfera transparente en el interior del pecho. Esta es una representación y no una Forma Trascendental, pero que conecta con ésta, gracias a los que dedican su esfuerzo para unir todas las esferas cristalinas con el plano trascendental.

La esfera imaginada en el pecho se "carga" en los momentos de alegría y bienestar, de modo que en los momentos de infortunio se la vuelve a imaginar para que ésta "devuelva" su energía positiva. Se trata de una suerte de acumulador interno que devuelve tanto cuanto se le dió.

Ahora bien, ésto no pasaría del simple plano sicológico de la representación si las esferas no estuvieran, además, conectadas realmente con un plano mayor por medio de otras formas y de otros actos de mayor pureza que efectúan algunos para beneficio propio y de los demás.

No basta, por tanto, con que cualquiera que desee represente en su interior la esfera y luego la trabaje del modo descrito para obtener resultados reales. Sin duda obtendrá resultados psicológicos pero no objetivos. Para que lo segundo sea posible, es necesario que en alguna ocasión se le pase la "fuerza", o se le transfiera el contexto con el plano trascendental. Esta operación del pase de fuerza debe registrarla el interesado con una real conmoción interna no debida a simples fenómenos síquicos sino a un contacto real con una fuente de energía mayor.

De manera que el contacto puede pasarse de uno a otro, pero para eso será necesario que quien lo pase haya a su vez recibido lo mismo de otro en alguna ocasión (recuérdese la "imposición de manos", los "sacramentos", etc., en casi todas las religiones que aluden a este asunto).

Ahora bien, la energía obtenida por transferencia personal a la vez regresa al plano trascendental por la "carga" que cada uno de los que la han recibido devuelve, al referirse a su esfera personal de un modo positivo.

Ese "acumulador" super-mental, trascendental, no está ubicado en ningún lugar y no es representable mentalmente aunque puede registrarse como un acto puro trascendental, como vórtice de energía.

A mayor carga positiva de la esfera personal, mayores resultados cuando esa energía es requerida. Cuando participan multitudes humanas (que han recibido la Fuerza o el contacto), la Forma supra-mental es de energía enorme.

En algunas épocas, las religiones externas se derrumban al secularizarse y perder contacto con planos superiores. La oración tiene entonces sólo carácter ritual y la fe se anula.

Esa situación crea un vacío en la conciencia humana, lo que a su vez permite que nuevamente se restablezca el contacto, pero por medio de formas nuevas que superan las desgastadas de las etapas anteriores. De este modo se va mejorando el género humano y ganando en conciencia de Sí, ganando en liberación.

La simple meditación positiva y consciente puede efectuarse utilizando la esfera transparente para acumular y recibir energía cuando fuera necesario. Quienes se ocupan de complejas vías trascendentales trabajan en la comunicación del plano trascendental con el plano psicológico a modo de "puentes" entre uno y otro nivel (en los "pontífices" y los mesías de las religiones externas está este principio expuesto de manera deformada).


C.-

La verdad de la Religión Interior se experimenta como realidad personal y no según la influencia del culto y de los sacerdotes de las religiones externas e idólatras.

La Religión Interior es alegre y profunda. Ama al cuerpo, a la naturaleza, a la humanidad y al espíritu. Reniega de los sacrificios, del sentimiento de culpa y de las amenazas de ultratumba.

La Religión Interior no opone lo terreno a lo eterno, sino que los comprende como proceso de una misma existencia divina.

La Religión Interior es Religión, Ciencia y Arte. Religión, porque nos conecta con el Universo-Dios. Ciencia, porque nos da comprensión. Arte, porque nos permite hacernos y hacer.

He aquí su enseñanza:

  1. Ir contra la evolución de las cosas es ir contra uno mismo.
  2. Cuando fuerzas algo hacia un fin, produces lo contrario.
  3. No te opongas a una gran fuerza, retrocede hasta que aquella se debilite, entonces avanza con resolución.
  4. Las cosas están bien cuando marchan en conjunto, no aisladamente.
  5. Las cosas están bien cuando marchan al mismo tiempo, no cuando unas se adelantan y otras se atrasan.
  6. Si para ti están bien el día y la noche, el verano y el invierno, has superado las contradicciones.
  7. Si persigues el placer, te encadenas al sufrimiento.
  8. En tanto no perjudiques tu salud, goza sin inhibición cuando la oportunidad se presenta; de ese modo te liberas.
  9. Si persigues un fin, te encadenas.
  10. Si todo lo que haces lo realizas como si fuera un fin en sí mismo, te liberas.
  11. Los conflictos desaparecen cuando se entienden en su última raíz, no cuando se quiere resolverlos.
  12. Cuando perjudicas a los demás, quedas encadenado, pero si no perjudicas a nadie, puedes hacer cuanto quieras con libertad.
  13. Cuando tratas a los demás como quieras que te traten, te liberas.
  14. No importa en qué bando te hayan puesto los acontecimientos, lo que importa es que comprendas que tú no has elegido ningún bando.
  15. Sea cualquiera tu posición, tu opinión o tu bando, allí no está la verdad completa ni la liberación, allí está el ensueño. La verdad completa y la libertad surgen cuando adviertes que tu posición, tu opinión y tu bando son para ti, ensueños.
  16. Cuando encuentres una gran fuerza, alegría y bondad en tu corazón o cuando te sientas libre y sin contradicciones, inmediatamente agradece a tu dios interior. Cuando te suceda lo contrario, pídele con fe y aquel agradecimiento que acumulaste en tu dios interno, volverá convertido y ampliado en beneficio. Pero no puedes pedir a tu dios si antes no has tomado contacto con él, entregándole alegremente tu bondad. Cuanto mayor sea tu agradecimiento, mayor beneficio volverá cuando sea necesario. De este modo sencillo llegarás a experimentar que tu inmortalidad y evolución dependen del crecimiento de tu dios interior.
  17. Jamás pidas a tu dios interior algo que se oponga a esta enseñanza, porque te dará de acuerdo a tu pedido y entonces, empezarás a encadenarte tú mismo.





Cuadernos de Escuela - Colección H. Van Doren
(HvD es un seudónimo literario).
Autorizada su reproducción total o parcial sin alterar su contenido, citando al autor y la fuente.


Inscripción Nº 41.403
Primera Edición 28 de octubre de 1973
Segunda Edición 6 de diciembre de 1973
Impreso en Chile
por
Impresora Camilo Henríquez Ltda.
1973

XII.- LA VIDA COMO LUZ EN CIRCULACION

El día décimo:

1. Pocos pero importantes fueron mis descubrimientos, que resumo de este modo:

2. La Fuerza circula por mi cuerpo y ella es realmente mi vida y la de todos los cuerpos animados.

3. En mi cuerpo existen puntos de control de sus diversas actividades.

4. Hay diferencias importantes entre el estado de despierto verdadero y los otros estados mentales.

5. Puede conducirse la Fuerza al punto del real despertar.

6. La Fuerza se exterioriza como segundo cuerpo o doble.

7. El doble se disuelve tras la muerte física por las contradicciones internas y la pérdida de conciencia o evoluciona perfeccionando su unidad al romper las contradicciones y ganar en estado de despierto.

8. La naturaleza de la Fuerza y del doble es la de la luz.

9. Existe un centro-luminoso-dador-de-vida del que proviene la energía (o Fuerza) de todo lo viviente.

10. Del centro luminoso proviene la vida y circula en todas las especies vivas, desde las más primitivas hasta el hombre. Sólo en él puede, unificándose (por sus trabajos bondadosos y conscientes), continuar evolucionando luego de la muerte física. En los otros casos, a la disolución del cuerpo corresponde el obscurecimiento de la luz y su transformación en otras escalas animadas de menor conciencia. Esta aparente declinación de la luz es compensada por la reproducción de los seres vivos en su escala y por la ampliación de posibilidades evolutivas en cada ser.

11. El centro luminoso continúa produciendo luz y la creación sigue desarrollándose.

12. El doble puede consolidarse por su actividad unitiva o al recibir la Fuerza directamente desde el centro luminoso.

13. Estas conclusiones me hicieron reconocer en las oraciones de los pueblos antiguos, el germen de una gran verdad que se obscureció en ritos y prácticas externas, no alcanzando ellos a desarrollar la oración interna que realizada con perfección, pone al hombre en contacto con la fuente luminosa.

14. Finalmente, advertí que “mis descubrimientos” no eran tales, sino que se debían a la revelación interior a la que accede todo aquel que sin contradicciones busca la luz en su propio corazón.


XIII.- LOS PRINCIPIOS

1. Distinta es la actitud frente a la vida y a las cosas cuando la revelación interna hiere como el rayo.

2. Siguiendo los pasos lentamente, meditando lo dicho y por decir aún, puedes convertir el sin-sentido en el sentido.

3. No es indiferente ya lo que hagas con tu vida. Tu vida, sometida a leyes, está expuesta ante posibilidades que puedes escoger.


4. Yo no te hablo de libertad, te hablo de liberación, de movimiento, de proceso. No te hablo de libertad como algo quieto, sino de liberarse paso a paso como se va liberando del necesario camino recorrido, el que se acerca a su ciudad.


5. Entonces, “lo que se debe hacer” no depende de una moral lejana, incomprensible y convencional, sino de leyes: leyes de vida, de luz, de evolución.


6. He aquí los llamados “Principios” que debes observar si quieres ponerte en resonancia viva con todo el Universo del que eres su símbolo y su imagen.


7. Ir contra la evolución de las cosas es ir contra uno mismo.

8. Cuando fuerzas algo hacia un fin, produces lo contrario.


9. No te opongas a una gran fuerza, retrocede hasta que ella se debilite, entonces avanza con resolución.


10. Las cosas están bien cuando marchan en conjunto, no aisladamente.


11. Las cosas están bien cuando marchan al mismo tiempo, no cuando unas se adelantan y otras se retrasan.


12. Si para ti están bien el día y la noche, el verano y el invierno, has superado las contradicciones.


13. Si persigues el placer, te encadenas al sufrimiento. Pero en tanto no perjudiques tu salud, goza sin inhibición cuando la oportunidad se presente. De ese modo te liberas.

14. Si persigues un fin, te encadenas. Si todo lo que haces lo realizas como si fuera un fin en sí mismo, te liberas.


15. Harás desaparecer tus conflictos cuando los entiendas en su última raíz, no cuando quieras resolverlos.


16. Cuando perjudicas a los demás quedas encadenado, pero si no perjudicas a otros puedes hacer cuanto quieras con libertad. Cuando tratas a los demás como quieres que te traten, te liberas.


17. No importa en qué bando te hayan puesto los acontecimientos, lo que importa es que comprendas que tú no has elegido ningún bando. Sea cualquiera tu posición, tu opinión o tu bando, allí no está la verdad completa, sino el ensueño. La verdad completa y la libertad surgen cuando adviertes que tu posición, opinión y bando son para ti, ensueños.


18. Cada uno de tus actos crea contradicción o unión en ti. La contradicción y la unión se acumulan como se acumulan los actos en la memoria. De esta manera, por tus actos repetidos en una u otra dirección, se hará más fácil un sendero y más difícil otro. Pero no sólo ésto, ya que cuenta además, la importancia o gravedad que tiene cada acto que efectúes. Uno o muchos pequeños actos unitivos, no compensan a una gran contradicción.


19. Cuando encuentres una gran fuerza, alegría y bondad en tu corazón o cuando te sientas libre y sin contradicciones, agradece a tu dios interior como si te agradecieras a ti mismo. Cuando te suceda lo contrario, pídele con fe y ese agradecimiento que acumulaste en tu interior, volverá convertido y ampliado en beneficio. Pero no puedes pedir a tu dios si antes no has tomado contacto con él, al despertar la Fuerza y al entregarle alegremente tu bondad. Cuanto mayor sea tu agradecimiento, mayor beneficio volverá cuando sea necesario. De este modo sencillo, llegarás a experimentar que tu inmortalidad y evolución dependen del crecimiento de tu dios interior.


20. Jamás pidas a tu dios interno algo que se oponga a estos Principios, porque te dará de acuerdo a tu pedido (y tanto más, si es grande tu fuerza acumulada) y entonces, empezarás a encadenarte tú mismo.


Índice

* XIV. La Guía del Camino Interno
* XV. El gran pasaje de la Fuerza
* XVI. Transferencia de la Fuerza
* XVII. Pérdida y represión de la Fuerza
* XVIII. Acción y reacción de la Fuerza
* XIX. Los estados internos
* XX. La Religión interior

Silo en el Parque de Estudio y Reflexión La Reja. Argentina

Silo en La Reja 09/05/10 from marianofueradefoco on Vimeo.

Imagen, creencia, mirada y paisaje - Silo


Un día cualquiera entro en mi habitación y percibo la ventana, la reconozco, me es conocida. Tengo una nueva percepción de ella pero, además, actúan antiguas percepciones que convertidas en imágenes están retenidas en mí.


Sin embargo, observo que en un ángulo del vidrio hay una quebradura... “eso no estaba ahí”, me digo, al cotejar la nueva percepción con lo que retengo de percepciones anteriores. Además, experimento una suerte de sorpresa. La ventana de actos anteriores ha quedado retenida en mí, pero no pasivamente como una fotografía, sino actuante como son actuantes las imágenes.

Lo retenido actúa frente a lo que percibo, aunque su formación pertenezca al pasado.

Se trata de un pasado siempre actualizado, siempre presente. Antes de entrar a mi habitación daba por sentado, daba por supuesto, que la ventana debía estar allí en perfectas condiciones. No es que lo estuviera pensando, sino que simplemente contaba con ello. La ventana en particular no estaba presente en mis pensamientos de ese momento, pero estaba co-presente, estaba dentro del horizonte de objetos contenidos en mi habitación.

Es gracias a la copresencia, a la retención actualizada y superpuesta a la percepción, que la conciencia infiere más de lo que percibe.

En ese fenómeno encontramos el funcionamiento más elemental de la creencia. En el ejemplo, es como si me dijera: “yo creía que la ventana estaba en perfectas condiciones”. Si al entrar a mi habitación aparecieran fenómenos propios de un campo diferente de objetos, por ejemplo una lancha o un camello, tal situación surrealista me resultaría increíble no porque esos objetos no existan, sino porque su emplazamiento estaría fuera del campo de copresencia, fuera del paisaje que me he formado y que actúa en mí superponiéndose a toda cosa que percibo.

Ahora bien, en cualquier instante presente de mi conciencia puedo observar el entrecruzamiento de retenciones y de futurizaciones que actúan co-presentemente y en estructura. El instante presente se constituye en mi conciencia como un campo temporal activo de tres tiempos diferentes. Las cosas aquí son muy diferentes a las que ocurren en el tiempo de calendario en el que el día de hoy no está tocado por el de ayer, ni por el de mañana. En el calendario y el reloj, el “ahora” se diferencia del “ya no” y del “todavía no” y, además, los sucesos están ordenados uno al lado del otro en sucesión lineal y no puedo pretender que eso sea una estructura sino un agrupamiento dentro de una serie total a la que llamo “calendario”.

Continuemos con lo dicho anteriormente respecto a que la conciencia infiere más de lo que percibe, ya que cuenta con aquello que viniendo del pasado, como retención, se superpone a la percepción actual. En cada mirada que lanzo a un objeto veo en él cosas deformadas. Esto no lo estamos afirmando en el sentido explicado por la física moderna que claramente expone nuestra incapacidad para detectar al átomo y a la longitud de onda que está por encima y por abajo de nuestros umbrales de percepción. Esto lo estamos diciendo con referencia a la superposición que las imágenes de las retenciones y futurizaciones hacen de la percepción.

Así, cuando asisto en el campo a un hermoso atardecer el paisaje natural que observo no está determinado en sí sino que lo determino, lo constituyo por un ideal estético al que adhiero. Y esa especial paz que experimento me entrega la ilusión de que contemplo pasivamente, cuando en realidad estoy poniendo activamente allí numerosos contenidos que se superponen al simple objeto natural. Y lo dicho no vale solamente para este ejemplo sino para toda mirada que lanzo hacia la realidad.


Video Imagen, creencia, mirada y paisaje - Silo


www.imaginatuvuelo.blogspot.com

4 de mayo de 2010