28 de abril de 2011

PARQUE TOLEDO

Un agradecimiento a nuestros amigos del Parque de Estudio y Reflexión de Toledo, España

¿COMO ES EL CONTACTO CON EL MENSAJE?. SILO 2006

Así que es una mecánica simple la del contacto, con alguien que nos consulta y a ese alguien le recomendamos el Mensaje y si tenemos el material se lo pasamos.

Pero no andamos mortificando a la gente con el Mensaje. No andamos haciendo propaganda del Mensaje, sino respondiendo a la gente que nos consulta.

...................................................................................

El Mensaje es muy escueto, es muy breve. El Mensaje como ustedes saben cuenta con un librito, cuenta con un conjunto de experiencias y cuenta con una serie de frases mínimas a las que llamamos El Camino. El Libro, La Experiencia y El Camino conforman el Mensaje y no hay mucho más.

Pero sin duda que hay muchos escritos y muchas otras cosas, sí, sí, pero no tienen que ver con el Mensaje.

El Mensaje es una cosa muy breve, es tan breve que es sumamente aburrida (risas) y nos parece que está muy bien que sea aburrido.

Porque quien se mete a estudiar el Mensaje o a trabajar con las experiencias del Mensaje, seguramente lo hace porque tiene una necesidad interna y si no, se aburre (risas). Y eso está bien.

Esa es la gracia del Mensaje, quien se ponga a realizar sus experiencias y a estudiar el librito y a seguir los pasos que se plantean en el Mensaje, lo hace porque en él brota algún tipo de necesidad. De manera que invitar al Mensaje a alguien que no experimenta esa necesidad y demás, es invitar a alguien a que se aburra, claro, no le pasa nada grave, pero no es muy constructivo que digamos, no le sirve de nada, invitamos al Mensaje generalmente a la gente que nos pregunta cosas.

Nosotros no vamos a mortificar a la gente en la vía pública, la cosa no funciona así. Pero sí funciona con la pregunta del otro. Hoy mismo, esta mañana alguien me dijo:

-Bueno, yo tengo un serio problema…

-“bueno”

-… yo tengo un serio problema de que no tengo fe.

-¿Fe en qué?

-Fe en mi, fe en mi mismo, fe en la gente que me rodea, no tengo fe en lo que hago

No me estaba hablando de ninguna cosa religiosa, ¡es que la palabra fe se usa para muchas cosas!

Me estaba hablando del tema de la fe y el lo sentía como algo serio, como algo sumamente incómodo y además muy poco progresivo para su vida.

¿Qué hago?, me dijo. Yo le dije, yo tengo una sola receta para eso, lo único que yo puedo recomendarte es que te muevas en el Mensaje.

El seguramente quería alguna otra solución (risas), ¡es que el mensaje es para él! ¡Justamente para él!, pero porque él me preguntó yo le respondí, no fui a golpear a su (puerta), y decirle “oye lo que tú necesitas es el Mensaje”, fue exactamente al revés.

Así todos nosotros nos encontramos a diario con gente que tiene numerosos problemas. Bueno sería que alguien no tuviera problemas, en semejante situación mundial, regional, de país, de lugar. Todos tenemos numerosos problemas y mucha gente que nos consulta sobre sus problemas, es a esa gente a la que pasamos el librito o a la que le abrimos las puertas para que vaya a alguna reunión en una salita, en una sala o a una convocatoria grande que a veces hacemos.

Qué mecánica tan simple, si, es una mecánica tan simple.

No nos preocupamos tampoco por los medios de difusión, es más, rehusamos al periodismo.

No tenemos contacto con el periodismo, porque qué podemos decirles, pero a veces sin embargo, son los medios de difusión los que vienen a nosotros, es el periodismo que viene a nosotros. Entonces si que podemos contar nuestra versión, no es que los estemos buscando.

De ninguna manera estamos buscando a los medios de difusión ni estamos buscando que nos den difusión, nos limitamos a nuestra acción, a desarrollarnos, a nuestro trabajo y que ellos digan lo que les gusta.

Que normalmente dicen cosas muy desfavorables (risas), está bien. Ellos verán.

Así que es una mecánica simple la del contacto, con alguien que nos consulta y a ese alguien le recomendamos el Mensaje y si tenemos el material se lo pasamos.

Pero no andamos mortificando a la gente con el Mensaje. No andamos haciendo propaganda del Mensaje, sino respondiendo a la gente que nos consulta.

A veces lo hacen de un modo especial, por ejemplo, hay algunos que no nos consultan sobre un problema sino que nos piden: “ustedes que hacen cosas, ¿porque no piden por mi, o por mi madre o por un pariente? ¿Por que no?, ¡claro que si! Entonces pedimos profundamente, con muy buena intención por ese que a su vez nos pide a nosotros que lo hagamos.

No es otra forma de contacto, no nos vienen en consulta, nos vienen a decir que hagamos cosas, que pidamos por un familiar, que pidamos por él mismo.

A veces algunos nos dicen que murió un familiar, que quisiera que nosotros acudiéramos a esa circunstancia desafortunada, que estuviéramos presentes, que dijéramos algunas palabras inspiradoras para la gente, porque toda esa familia está destrozada por la situación, toda esa familia se encuentra muy desolada, y entonces nos piden que vayamos allá y digamos algunas palabras en esa circunstancia y lo hacemos porque es una de nuestras experiencias y en esa experiencia decimos cosas muy poco aceptables desde el punto de vista convencional, decimos este cuerpo que esta ahí ya no nos escucha, ya no nos oye. Su principio vital, su vida, está en otra parte, así que no tanta tristeza, bueno, hay justamente una experiencia dedicada a eso.

¡Bueh…! en fin… Hay justamente una experiencia dedicada a eso, ¡Es una maravilla (se ríe) lo bueno que resulta a todos! pero les cuento que también hay gente que...

Si los que están acá han tenido esas experiencias, seguro que pueden confirmar esto.

Muchas cosas nos viene a decir la gente, seguramente hay cosas muy complicadas que nos preguntan y que no podemos responder

Trabajo realizado por Lea Sadi
Silo y otro buen ser Humano Tito de Casas

Les voy a decir un truquito, para que la experiencia de la fuerza sea realmente profunda. SILO 2006

Les voy a decir un truquito, para que la experiencia de la fuerza sea realmente profunda y no simplemente intelectual, superficial, es necesario que la postura mental, la posición de uno, tenga una carga afectiva importante, no es cuestión de sentarse y decir vamos a hacer una experiencia de la fuerza, no, el tema es que hay que ponerse en una disposición afectiva, sin tenerle miedo a lo afectivo, una disposición afectiva importante, esperar el funcionamiento de la fuerza con una cosa muy positiva, muy esperanzadora.

Para que resulte bien la experiencia de la fuerza, por ejemplo, uno se relaja internamente, se afloja, trata de dejar de lado sus tensiones, trata, (risas) y trata también de ponerse en una situación afectiva, emotiva, positiva, de calidez, de reconciliación con uno. Ese pequeño esfuerzo que hay que hacer para sintonizar bien con esto. Cuando se hace estos trabajos de la fuerza, ponerse en esa postura de calidez interna, de cercanía con uno o de acercarse uno a sí mismo. Trata uno de acercarse a sí mismo, a los espacios profundos, y en esa situación, nada; hay quienes llevan adelante esa experiencia, van sugiriendo situaciones internas y se produce ese fenómeno extraordinario que conocemos como el pasaje de la Fuerza.

Un fenómeno donde no sale ni humo ni chispas, pero que la gente reconoce como algo altamente inspirador y fortalecedor. Un fenómeno que le sirve a la gente para más adelante, para los días siguientes, para su vida cotidiana. Ha tomado contacto con ese espacio profundo, con ese sí mismo que existe en cada uno de nosotros, que en otras épocas y en otros lugares se le llamó el alma o el espíritu, ha tomado contacto con eso, ese sí mismo al que se llamó el alma, el espíritu.

Estamos bastante alejados de esa alma y de ese espíritu, pero podemos contactar de ese modo y recibir esa fuerza estimulante y dinamizadora.

El caos de la humanidad, es el simple reflejo de la desarmonía interna. SILO 1964

Decimos que el hombre piensa en una dirección, siente en otra y actúa en otra diferente. Así, en cada momento vive sin armonía y obra con violencia en el mundo de los otros hombres.

El caos de la humanidad, es el simple reflejo de la desarmonía interna.

De este modo aunque no quiera, el hombre actúa en contra de lo que siente, siente en contra de lo que piensa y piensa en contra de lo que actúa.

No es pues responsable de sus errores porque no sabe lo que hace.

Duerme profundamente y su ilusión mayor es creer que está despierto.


Silo

Jornada de Inspiración Espiritual. Día del Testimonio. Parque Toledo. 7 de Mayo

27 de abril de 2011

Spot Jornada en Parque de Toledo, 7 de mayo

7 de mayo. Parque Toledo. Día del Testimonio

LA MADEJA DESCUBRIRA EL SENTIDO. SILO 1968


Si he acostumbrado mi mente a desechar el análisis de un fenómeno aislado, desconectado de aquellos otros que lo explican.

Si he comprobado experimentalmente la interconexión de fenómenos y la necesidad de comprenderlos de acuerdo a su posición en una estructura general.

Si entiendo que un sistema cualquiera se comprende teniendo en cuenta el medio en que se desenvuelve, el sistema mayor que lo alimenta y uno menor que recibe del mismo.

Si he comprobado ciclos de una planta que nace, crece y decae, y he relacionado esos ciclos con mis propios ciclos, relacionando velocidades y utilidades.

Entonces diré que comienzo a usar mi forma de pensar relacionante. Y entonces me preguntaré por qué estoy en el Camino. Por qué yo estoy en esta fecha y en este ciclo. Entonces relacionaré grupos y acontecimientos, con la etapa histórica en que vivo, entonces los fenómenos que ocurrirán no se me presentarán aislados como al hombre común, sino relacionados. Esta relación será el hilo de la madeja. La madeja descubrirá el Sentido.

Preparando el camino de la nueva humanidad que ya se acerca. SILO 1964


Que jamás se responda a la violencia con violencia.

Que las razas se hermanen definitivamente integrando una sola humanidad.

Que ese Dios y esa otra vida más allá de la muerte se busquen en el fondo dormido de uno mismo. En aquel fondo lleno de fuerzas desconocidas y poderes inmensos.

Que todo accionar sea pacífico: No-violencia física; no-violencia económica; no-violencia racial y no-violencia religiosa.

Que nuestros deberes permanentes sean: despertar cada día más armonizado el pensamiento, el sentimiento y la acción y al mismo tiempo, despertar a los demás por la enseñanza y la práctica de ésta, la más humilde y sencilla de las doctrinas.

Salvemos al hombre de la venganza, preparando el camino de la nueva humanidad que ya se acerca.

26 de abril de 2011

EL ALCANCE DEL PEDIDO. SILO (Aranjuez 2005)

Pregunta: Maestro, a la hora de hacer difusión de El Mensaje, a la hora de hacer difusión de nuestro Mensaje, a la hora de testimoniar, para no actuar mecánicamente sino con inspiración, cómo podríamos hacer para estar más conectados con los guías profundos, con nuestras mejores experiencias, la pregunta apunta por el lado de otras confesiones que tienen sus prácticas diarias, por ejemplo los musulmanes están continuamente rezando a La Meca, o sea, cómo podríamos nosotros cargarnos con una práctica diaria..., ¿no se si me he explicado?

Negro (Silo): Yo creo que..., no en todas las circunstancias pero en algunas circunstancias... en el día, sin mayor necesidad de algo... aspira... aspira una bocanada de aire, (risas), la presión en tu interior..., la presiones para algo bueno. Digo, en qué momento del día o de la noche... no tres veces por día... no..., pero dice, pero eso tiene gusto a poco..., pero de todos modos aunque tenga gusto a poco, se ponga en marcha y nos vamos a divertir. Y después tu conocimiento será mayor, con tu experiencia, y traerás al escenario a otras representaciones, a otras imágenes, a otros guías...Eso es lo poco que puedo comentar. Y no veo más, a menos que haya mucha presión entonces haya que responder con alguna cosa a esa presión... por ahora estamos en los preliminares.

Pregunta: El pedido,... no es lo mismo pedir uno... no es lo mismo uno que cuando se pide colectivamente por uno.

Negro: No, no es lo mismo.

Pregunta: ¿Qué es lo que hay?, porque por experiencia uno percibe que le llega algo pero lo que no... No quiero teorizar Negro.

Negro: Pero me cuesta mucho. (risas). No quieres teorizar ¿pero...?

Pregunta: No quiero teorizar pero, uno cuando pide por ejemplo, yo tengo alguna experiencia reciente ¿no?, piden por ejemplo por mi y yo se que están pidiendo por mi, y algo ocurre en mi..., entonces, yo me pregunto, porque además hasta a veces siento la fuerza, siento la energía, entonces es algo que yo me coloco en una frecuencia y algo ocurre en mi, dentro de mi, o es que realmente... o sea, bueno, realmente... esa cosa ¿no?

Negro: Es un modo de decir...

Pregunta: O es que a uno le llega algo que no está en uno.

Negro: Aurora, yo creo las dos cosas. Creo que si uno se pone en una frecuencia y están trabajando los otros, sí claro, es receptivo..., eso pasa hasta con las malas prácticas. En ciertas tribus, en ciertos grupos humanos cuando se pincha con una aguja a alguien para hacerle un mal, el que se entera..., el que se entera que le están haciendo ese mal, cae enfermo. Pero bueno, ahí están trabajando mecanismos... ¿no es cierto?, psicológicos, simplemente, él se entera, entonces el poder de la sugestión es grande, todo el mundo lo sabe, que uno es muy susceptible a esas cuestiones.

Así que creo eso por una parte. Pero también creo que aparte de eso, hay fenómenos mas complejos, que también llegan a acciones a distancia, pero allí ya empieza lo paranormal, lo... Llegan a acciones a distancia, que pueden empujar, a ayudar a las personas, cuando tú pides por ellas, aunque esas personas ni se enteren que tú estás pidiendo algo bueno por ellas. Me parece que es un tema como energético eso.

Pregunta: ¿Y si eso tiene un poder?

Negro: No se cómo será tu experiencia, pero... pero la gente comenta experiencias, muchas, de ese tema, de que no ha sido simplemente el saber, esa cosa linda que alguien esté pidiendo por uno, acordándose de uno cuando uno tiene alguna dificultad, que es una cosa interesante, te reconforta, te ayuda saber eso. No hablan sólo de ese asunto, hablan de gente que recibe ese impacto aunque uno no se entere. Estoy recibiendo ese impacto aunque no me entero, después me entero que estuvieron pidiendo por mi, estuvieron ayudando, estuvieron empujando, después me entero. Así que creo las dos cosas, Aurora, pero bueno son creencias personales. Lo que pasa es que mucha gente cuenta también eso y no tengo por qué no creerles, mucha gente cuenta la potencia de esa fuerza.

Pregunta: Porque también, cuando haces el pedido y pides por la humanidad..., y uno sabe que llega a la humanidad.

Negro: Y es posible, lo que pasa es que somos tan poquitos, (risas), tenemos tan poca fuerza que... algo llegará, pero si fuéramos más estaría mejor. Algo llegará. Una gotita de agua en el océano, pero algo llegará.

MEJORANDO ADENTRO NUESTRO Y QUE MEJORE HACIA EL MUNDO. A ESO APOSTAMOS. SILO (Aranjuez 2005)

Pregunta: Maestro, al hilo de lo que decías, respecto a eso, eso es lo que dice la gente, pero yo veo un problema en mi cuando me digo yo, cuando empiezo a sentir esa bondad, bueno, como que tengo la sensación de idiota, como una violencia en mi, también surge como una fuerza, entonces, claro, ahí está mi lucha, mi contradicción más..., bueno, tengo muchas pero ésa es la más grande, (risas). Vamos a ver, si soy idiota entonces claro la violencia es más fuerte. Y ahí estoy. Y no es que me lo diga nadie, si estoy en... bueno... no, no, no, yo lo que quiero es encontrar ese centro donde vaya más hacia ese sitio, y esa violencia que es energía se me vaya ahí y pueda canalizarla y no sentirme mas yo como una idiota sino como que soy buena persona, tener esa capacidad interna, que me sienta a gusto, no idiota.

Negro: Has hablado muy bien, porque dices... y me parece muy verdadero... y uno quisiera de una buena vez de salir de eEl MenEse lío y no por el miedo a que le coman el coco, ¿no es cierto?, eso ya no, eso no, no es por lo que dice la gente, sino por cómo te sientes tú. A lo mejor otros no sienten eso, a lo mejor otros van por otro lado. Ese es tu caso, pero algunos reconocemos eso. Hacemos lo que podemos y con lo que tenemos y a través de una experiencia, y a través del contacto con otra gente que está empujando para que las cosas vayan mejor. Hacemos lo que podemos y no nos parece que esto vaya a andar por arreglos instantáneos, por curas instantáneas, sino por proceso.

Sí, será mejor ver si algo avanza en mi. Estoy mal, pero mejor que ayer..., bueno, eso es mucho. Estoy mal, pero mejor que ayer. ¿De dónde vengo?, y..., de una situación un poco catastrófica. ¿Estoy mejor? Y sí. Yo hago esas revisiones, qué quieres que te diga... y si no cómo me doy cuenta de lo que pasa. Me doy cuenta porque comparo momentos, desde que hago tal cosa, y..., siento una cierta unidad interna mayor. No soy la ostia, no soy el... pero siento algo más pleno que antes. Y, sí, tengo luchas internas y todo aquello, como explicabas, pero siento que estoy en camino. "¿Y qué ofrecen ustedes?", nosotros no ofrecemos nada, así que entendámonos. "¿Cuál es la oferta?"... (risas). ¿Cuál es la oferta?, pues ninguna, mira qué fácil..., pues ninguna.

Nosotros exponemos una experiencia, unas ciertas palabras que organizamos del modo que nos guste, y no tenemos libros sagrados, ni imágenes sagradas, ni cosas permanentes. Tenemos un proceso al cual apostamos, a que algo vaya mejorando adentro nuestro y que mejore hacia el mundo. A eso apostamos, a algo que todavía no es, a un futuro y no a una demora en el pasado. Pero, claro, nos comparamos... nos comparamos con nosotros mismos; ¿de dónde venimos? y ¿hacia dónde vamos? En fin, esas cosas.

¿Cómo puedes saber lo que no tienes?. SILO. (Aranjuez 2005)

¿Cómo puedes saber lo que no tienes?

Negro: Exacto, esa es muy buena pregunta. No lo puedes saber, no lo puedes saber. Buscas, y lo buscas por necesidad. No sabes lo que no tienes, no sabes lo que tienes, pero sabes lo que necesitas, buscas entre lo que necesitas. ¿Qué necesitas? Necesitas quietud, necesitas ¿qué?, ¿una cierta idea de felicidad?, ¿qué piensas de la felicidad? Necesitas ¿qué? ¿De dónde vienes, adónde vas con tus cosas? Y no sabes ni de dónde vienes ni adónde vas, pero ahí hay... unas preguntas que estás haciendo..., de dónde vienes, adónde vas.

No vamos a mortificar a la gente, porque aunque pueda ser un camino interesante, es una cierta crueldad hacer reflexionar a la gente sobre lo ilusorio de las cosas. Es cierto, el Yo personal se alimenta de ilusiones y la primera ilusión es creer que el Yo existe. Ya hace mucho tiempo se explicó que el Yo era una sumatoria de cosas, una suma, un poco de memoria, un poco de imágenes, un poco de representación, un poco de aspiraciones, todo eso era el Yo. Cambia la memoria, cambia el Yo. Cambia el futuro que uno imagina, cambia el Yo. Cambia la percepción de las cosas, cambia el Yo. Cambian los niveles de conciencia, cambia el Yo.

Dónde está el Yo?, si desde que soy pequeño hasta hoy, siempre soy Yo, y tengo la ilusión de ser Yo porque puedo hablar, "Yo cuando tenía cinco años tal cosa... Yo cuando tenía noventa años... Yo...", parece que el Yo permaneciera, no obstante sus modificaciones. Sí, hay algunas cosas que le dan permanencia, por ejemplo el documento de identidad le da permanencia a uno, (risas), cierta ropa le da..., aunque cambie con la moda, pero soy Yo ¡qué fotografía, cómo me vestía así, qué vergüenza! era Yo. Hay algunas referencias, porque hasta en el espejo Yo cambio, cuando me miro ¡ah!, cómo... ¡no soy el mismo, pero soy Yo! (risas). Entonces, y sí, es cierto, hay una especie de identidad una falsa de identidad de ese Yo que es tan móvil, que es tan variable. Y también es cierto que es una fuente de sufrimiento el querer cosas, y cosas, y más cosas y agregar cosas al Yo. La ilusión del Yo y la ilusión de querer cosas.

Pero en esto, no enfatizamos, no enfatizamos porque es un tanto cruel terminar pensando que ni el Yo existe, ni existen esas cosas que usted se imagina, y que lo que usted quiere alcanzar en realidad es más sufrimiento que ganancia. Ni hablar de lo que usted perdió y que lo hace sufrir porque ya no lo va a poder recuperar. No enfatizamos en eso, aunque eso tenga una gran carga de verdad. Porque es bastante cruel presentar eso sin dar una salida inmediata a eso. Cuando haces eso para lograr un alto nivel de conciencia es algo tan lejano, que no compensa esa disolución del Yo.

Así que no complicamos las cosas, simplemente lo mencionamos. ¿Quién soy Yo?, ¿de donde vengo?, ¿a dónde voy? Pero, sin dramatizar demasiado en esto de la ilusión del Yo, de la ilusión de lo que quiero, de la ilusión de lo que perdí, de la ilusión de que no voy a poder alcanzar... No enfatizamos mucho en eso, nos tratamos más suavemente.

Vivimos en un mundo altamente problematizado, que si es para encontrar problemas basta que camines medio metro y ya está. Así que no problematicemos más, veamos cómo podemos sacarnos cosas y escuchar un poco en profundidad y lograr ciertas experiencias que nos dan inspiración, fuerza, empuje hacia delante. No se si es ilusorio o no es ilusorio, pero hay que ver cómo me reconforta, hay que ver cómo me inspira y de esa inspiración pienso nuevas cosas. En eso estamos enfatizando, el Mensaje enfatiza ahí, más que en el tema de la ilusión de la existencia, la ilusión del Yo, la ilusión del sentido. Tal vez tenga una dosis de verdad muy grande todo eso, pero es bastante cruel. ¿Qué damos a cambio? Demos una experiencia, demos una inspiración en lugar de cortar posibilidades.

EL MENSAJE. Nuestra desorganización es de otro tipo y nuestro trabajo es en realidad muy relacionante. SILO (Aranjuez 2005)

Sí sabemos la dirección que toman algunos acontecimientos, eso lo sabemos todos. Y hay direcciones un poco inconvenientes. Y tratamos de formar una especie de centro de gravedad, pero adentro de las personas, para que terminen llegando al medio.

¿Cuándo queda fundada una Comunidad del Mensaje?

Nunca queda fundada, (risas), aparecen, desaparecen, van, vienen. Estamos enfatizando mucho en la desorganización, (risas). Es que tenemos que hacer un esfuerzo, es algo muy extraordinario. Porque muchos amigos vienen de otro tipo de trabajo, como es lógico vienen de trabajos donde hay pautas, calendarios, priorización de objetivos, priorización de métodos de trabajo. Bueno, hemos conocido... gente del Mensaje ha conocido, conocen trabajos que se hacen en otro ámbito, en otros lugares que son altamente organizados. Entonces, para la gente que conoce esos trabajos altamente organizados, les decimos que en el Mensaje lo que se prioriza es el trabajo altamente desorganizado (risas). No, no es el mismo molde, no es el mismo modelo.

Pero entonces ¿cómo se va a lograr una difusión?, no va a ser una difusión sistemática, dirigida, va a ser un fenómeno gaseoso, sin forma definida. Pero entonces ¿ustedes están haciendo lo contrario de lo que hacen...? Yo no lo pondría así, yo diría que estamos haciendo un trabajo que compensa a otros trabajos. Que aquello que no se logra de un modo, se logra de otro. Que esa expansión casi territorial, casi horizontal, acá se busca más bien una puesta de faros que den referencia, una puesta de faros y la gente verá..., la gente verá si le interesa ese faro o no le interesa, la gente que anda navegando por los mares y por los océanos ve los faros, o no los ve... y se ahoga, y se hunde, y nosotros hacemos nuestra parte y todo bien.

¿Y qué más podemos hacer? No mucho más. La gente misma es muy creativa, la gente va a ir haciendo cosas, y bueno, eso es lo que puedo comentarles sobre este tema. Y no hay mucho más. ¿Y cual es la novedad? Y ninguna. Pero era bueno reunirse para verse las caras y para hablar de esto y para enfatizar en la desorganización, (risas), porque no es esa cabeza, es otra cabeza, es la cabeza de los nuevos tiempos, la desorganización, (risas). Es adonde va el sistema, (risas). Sí bueno, pero el sistema va al caos... Nosotros también (risas).

No tenemos nada que controlar. Lo que está pasando con el sistema es que las fuerzas centrífugas son cada vez más intensas y esas fuerzas centrífugas llevan en sí contradicciones de todo tipo, agresiones y contradicciones y alteraciones y todo ese proceso que empezamos a conocer en el mundo, que por cierto no es muy interesante,
¿y qué, vamos a hacer lo mismo?, no, no vamos a hacer lo mismo. Nuestra desorganización es de otro tipo y nuestro trabajo es en realidad muy relacionante, y si se produce esa desintegración, no sólo a nivel político, social, económico, se sigue produciendo esa desintegración también a nivel inter-personal y a nivel personal y acá nadie está ganando ni va a ganar con esto, pero ese proceso va, ese desastre va.

Nosotros no lo hemos creado, ni nos interesa que se cree, pero nosotros haremos nuestra parte, y nos adaptaremos a esa desorganización con nuestra forma gaseosa, vaporosa, no estructurada, que se filtrará por debajo de las puertas, llegará a todos lados.

Estas son las cosas que podemos conversar, porque en verdad no hay mucho más. En verdad no hay mucho más. Así que más bien que con lo estructurado trabajamos con lo desestructurado, en lugar de lo lleno trabajamos con lo vacío, en lugar de la ropa trabajamos con las personas, en lugar de la exterioridad, simplemente formal, trabajamos con la interioridad, y no oponemos una cosa a otra. Complementamos, complementamos. Y nuestras Salas serán vacías. Pero cómo, ¿van a construir una cosa para que no haya nada? ¡Efectivamente! Efectivamente, porque habrá algo más que nada, habrá personas y esas personas lo que necesitan es un ambiente, un lugar donde puedan hacer sus cosas, pero no necesitan ni cuadros, ni cosas colgadas, ni... Necesitan, al revés, que puedan tomar contacto con ellas mismas, es lo que en definitiva va a importar... tomar contacto con uno mismo.

En distintas culturas, en distintas religiones, la gente ha puesto lugares, como referencias, lugares donde puedan acudir, donde puedan tener sus experiencias y demás, con sus formas culturales distintas. Los budistas, por ejemplo, inauguraron hace mucho tiempo unas formas sugerentes para ellos que fueron las Stupas, una especie de bóvedas, entonces llegan a las puertas de las Stupas y no pueden entrar, ¿por qué no pueden entrar?, porque las Stupas no son vacías, son llenas. Entonces... es un lugar interesantes de referencia, pero no se puede entrar. Es casi lo opuesto, o lo complementario, como quieran ustedes, de cómo vemos esos ambientes vacíos nosotros. Y luego están los templos de distintas religiones y demás. Sí, pero hay algunos que no tienen imágenes...

No hable así, no tienen imágenes visuales, pero están llenos de imágenes kinestésicas, tienen que apuntar en cierta dirección, eso son imágenes, ¿o no sin imágenes? Sí, son imágenes. Entonces se reglamentan siempre las imágenes, y otros tendrán que acompañar su dirección mental con ciertos cánticos o con ciertos sonidos. Se direccionan las imágenes.

Entonces de lo que estamos hablando es de una cosa más complicada... o más sencilla. No necesitamos imágenes, salvo las que se generan adentro de uno sin sugerencias externas. Haga usted lo que quiera, baile, salte, cante, pero hágalo usted, desde adentro.

Y entonces ya estamos llegando a este momento de la conversación donde todo es vacío, todo es nada. Pero, decía Torricelli, la naturaleza tiene horror al vacío, así que se llena de cosas y se llena de contenidos internos... se llena de contenidos internos, el interno que ya es hora de que empiece a manifestarse y a manifestarse en el mundo y ésa es otra conversación.

Ha sido muy buen contacto, con este vientito..., pero poco es lo que hay que, por lo menos desde nuestro punto de vista, poco es lo que podemos agregar a esto. No lo sabemos, si no lo diríamos, si hubiera algo que agregar. ¿Qué pasará a futuro? No lo sabemos. Sí sabemos la dirección que toman algunos acontecimientos, eso lo sabemos todos. Y hay direcciones un poco inconvenientes. Y tratamos de formar una especie de centro de gravedad, pero adentro de las personas, para que terminen llegando al medio.

21 de abril de 2011

¿COMO SE EXPRESA LA ESPIRITUALIDAD EN LOS JOVENES?. SILO (Aranjuez 2005)

Pregunta: En estos momentos cómo sería, o cómo se expresa la espiritualidad en los jóvenes, o ¿cómo podríamos llegar a ellos?

Negro: Yo creo que tanto los jóvenes igual que los viejos tienen problemas, y muchos, pero uno de los problemas grande de los jóvenes es que el mundo de adultos ha estado poniendo presión sobre ellos, presión sobre ellos.

Y llegar a la espiritualidad profunda de los jóvenes y demás, es, en contacto con ellos, trabajar una experiencia y no una teoría, sino tendrás que hacer unos estudios, y unos trabajos, y unas cosas, que si se visten de negro o de marrón, si les gusta el rock o el bolero, si..., no terminamos más con la analítica sobre una generación.

Nos vamos a entender con ellos participando de una experiencia. Y si no forzamos nada, no tratamos de dirigir nada, no tratamos de orientar procesos, todo andará. Y habrá una gran diferencia en la relación entre los más ancianos y nosotros respecto de los jóvenes, habrá una gran diferencia. Y ellos lo percibirán como muy diferente, ese comportamiento, que para ellos es lo que decide, el comportamiento, más que lo que se dice.

La gente adulta se comporta de este modo... y no me importa lo que digan, se comporta de este modo... y eso no me gusta, yo voy por las mías. ¿Y estos tíos raros?, estos se comportan de modo distinto que la gente adulta. No tratan de manipular, no tratan de dirigir, no tratan de orientar... Colaboran, tratan de compartir una experiencia nomás..

Yo como dulce, ¿quieres un pedazo de dulce? Yo hago una experiencia, si quieres hacemos una experiencia. ¿Y con eso qué?, y con eso muchas cosas. Y entonces, verás cómo la gente joven va a estar con otra gente en estos menesteres, va a estar con otra gente. Pero si vas a tener que hacer un tremendo estudio sobre lo que pasa con la gente joven, cómo llegar a ella, es un problema Invítala a participar de una experiencia. Puede ser que te acompañen a esa experiencia.

Es que a la gente joven no le interesa nada. No digas eso, no digas eso... hace como que no le interesa nada porque hay una dialéctica generacional cada vez más virulenta que se ha terminado convirtiendo en abismo generacional. Bueno, en la dialéctica, por lo menos la gente se pelea, pero estos ya ni se pelean, es una barrera de silencio.

Yo creo, intentar una experiencia. Pero no vamos a entender el mecanismo de las nuevas generaciones... ¿y para qué quieres entender ese mecanismo?, ¿para manipularlo?, ¿para qué?

Tenemos que entender cómo funciona la gente joven para poder... y tú tienes la solución al problema. ¡Claro!, mira el mundo que hemos creado, mira el mundo que hemos creado, ¿y te indignas porque ellos no quieren participar de este mundo que hemos creado? Y... un poco de autocrítica nos va a venir bien. Un poco, no es cuestión de mortificarse, que tampoco tú has creado este desastre..., un poquito (risas), un poquito. Algo hemos hecho, o hemos dejado de hacer para que pase lo que pase. "Bueno, pero yo lo único que hago es votar a..." Ah sí, es votar, (risas), bueno, bueno. Esos son los malos los que manejan las cosas. Esos malos están haciendo lo que tú quieres. Entonces algo no funciona bien, porque si tú vas en esa dirección los llamados malos van a terminar haciendo lo que tú apoyas, lo que tú apoyas. Acá un poco de autocrítica no nos va a venir mal, pero suave, no hay por qué mortificarse, es como con el Yo, tanto lío con el Yo uno se queda jodido, (risas), se queda inmovilizado y tanto con los desastres que uno es cómplice... y que... ¡bueno! Pero un poquito...

Así como uno se mira en el espejo para verse las arrugas, las cosas..., también uno se mira un poquito y dice, "bueno, yo algo tengo que ver con este lío y sí, algo tengo que ver, y no le reclamo tanto a las nuevas generaciones.

20 de abril de 2011

SOBRE EL AMOR, LA COMPASION Y LA BONDAD. SILO (Bomarzo 2005)

Pregunta: ¿Podrías decir algo sobre el amor y la compasión?. En el Mensaje se habla mucho del amor y la compasión. ¿Cómo sería la actitud para llegar a ese estado de amor y compasión y para poderlo transferir a los otros?

Respuesta: Me parece que mucha gente siente la compasión. Esa compasión que siente siempre parte por una suerte de empatía con el otro, ponerse en el lugar del otro. Si no me pongo en el lugar del otro no puedo sentir el otro. No puedo tener ninguna compasión si no siento al otro. Es verbal pero no es profundo, porque la compasión es interna, tengo que sentir al otro por dentro. Yo puedo ser compasivo si experimento lo que experimenta el otro, como explica el Buda, cuando transmite compasión por determinados animales. No estamos hablando de personas, estamos hablando de algo más lejano.

Al ver sus descripciones, cómo va sintiendo estos animales de adentro es una cosa espectacular, es fantástico cómo logra esa empatía con cosas tanto lejanas para uno como un perro, un gato, un tigre. Bueno, nosotros no pretendemos tanto como esas descripciones pero sí pretendemos acercarnos al otro. Si nos sentimos como él, sentimos una cosa cálida con él, una cercanía con él que nos induce a solucionar los problemas de él. La compasión lleva necesariamente a buscar las salidas de los problemas del otro exactamente como si fueran problemas míos, por lo tanto si no lo siento al otro difícilmente puedo ejercitar mi compasión. Sin duda que puedo ejercitar buenos deseos pero no logro sentir desde adentro.

Hablemos ahora del amor. Cómo puedo sentir el amor si es algo que tiene que ponerse en marcha desde adentro. ¿Desde dónde se siente el amor?, desde el corazón dicen algunos. Está bien, los egipcios lo sentían en el hígado (risas), eran los lugares donde se alojaba el alma. Bueno según las culturas, se aloja el alma en distintas vísceras (risas) por ejemplo hay algunas culturas donde el alma se aloja en el bolsillo (risas). Es una víscera muy especial.

Bueno, bromas aparte, efectivamente hay un registro interno. Diciendo algo herético debemos conceder que el amor se experimenta un poco alucinatoriamente. ¡Querida mía, tus labios de rosa, tus dientes de marfil...! Bueno, ¡las descripciones que hacen los enamorados son descripciones de monstruos! (risas) ¿Cómo tus dientes de marfil y tus labios de rosa? (risas) Bueno, pero todos sabemos lo que se está tratando de transmitir cuando se dicen estas cosas.

Son cosas que van hacia la expresión poética y que a través de las palabras transmiten registros. Eso es lo que siento, amor, siento que eres una rosa, una flor. Por supuesto si alguien es muy riguroso dirá: ¿una flor?, ¿y dónde están las raíces? (risas) Pero la transmisión de registros puede ser perfecta. Con estas palabras que son metáforas, la gente lo sabe muy bien lo que tiene que decir, pero lo adecuado es que coincida con lo que experimenta.

Por eso digo que tiene elementos alucinatorios, porque quitas la representación, lo inmediato, lo visual, lo auditivo y lo reemplazas por representaciones que hacen alusión. Estamos hablando lógicamente del amor entre personas, pero el amor por todas la personas, a medida que se amplía se pierde concentración. Sentir amor por una persona, a veces, vaya y pase, a lo mejor una vez en la vida o dos, o diez, pero no todo el día, a todas las horas y en todos los momentos.

Sentir amor por diez personas al mismo tiempo es un poco más complicado, pero es posible. Sentir amor por la humanidad..., bueno tal vez experimente un sentimiento muy abarcativo, muy amplio, muy interesante pero no sé si se puede hablar de amar, de sentir a la humanidad. Cuando se siente amor se siente al otro. Cuando uno siente amor por la humanidad en realidad tiene un registro amplio pero sobre todo inspirador.

Ese sentimiento lo lleva a uno a distintas cosas que no son estrictamente el amor. Así que, uno experimenta el amor por lo cercano pero difícilmente lo experimenta por lo lejano que es la humanidad. Más que nada uno lo experimenta por la propia tribu, por la familia, padre, madre, a lo mejor por la gente de la localidad donde uno vive porque hay experiencias comunes, pero gentes de otros países, de otros lugares me es más difícil sentirlas y ojalá los que lo dicen lo sientan porque si no lo sienten... y hablan de esas cosas... ¡pecado! (risas).

Entonces ese amor por la humanidad que sería tan importante en este momento, ese amor por la humanidad no me parece que esté tan difundido y que se pueda experimentar realmente, pero sí me parece que se puede hacer un esfuerzo en esa dirección. Sentir en esta dirección me parece que es un gran avance. Tratar de lograr esa comunicación con lo que llamamos la humanidad me parece un gran avance, pero dar por sentado que sentimos amor por la humanidad me parece que deberíamos revisarlo.

Porque estas cosas que son tan importantes y que al final terminan en una imagen del mundo hay que tratarlas con cierta delicadeza, no con slogans: ¡Yo amo la humanidad! Bueno feliz de ti que logras eso, pero bueno, ¿dónde lo sientes? ¿En el pie, en el corazón? ¿Que te da una respiración profunda? ¿Modificas la realidad, la alucinas de algún modo? ¿Sientes una poesía cuando hablas de la humanidad? Bueno, habría que hacer un trabajito con el otro, sentir al otro y a los otros. Ese salto del otro a los otros no está en nuestra cultura, está una frase, está un slogan, no está como registro.

Yo puedo experimentar el amor por el otro. Pero ¿cómo hago para experimentar el amor por los otros? Yo no daría por sentado y por cerrado este negocio; está claro, sentimos amor por la humanidad (risas). Así no avanzamos. Yo tengo en claro que siento amor por otro y yo deseo profundamente sentir amor por los otros, yo trabajo internamente para expandir mi amor y para saber cómo hacer y cómo va mi trabajo tengo experiencias, tengo registros distintos, veo cómo avanzo y yo aspiro algún día a registrar ese amor por la humanidad, pero yo no lo registro y no miento ni me miento y aspiro a ese amor por la humanidad y si yo estoy en esa dirección, entonces tendré que reconocer que estoy amando a la humanidad que está en el pasado y que está también en el futuro.

Es una humanidad que no veo, es una humanidad que vendrá, que vendrá. Podré hacer eso si empiezo a expandir mis sentimientos hacia los otros que están porque los veo que están presentes. Imagínate llegar a la historia de la humanidad, no hablo de datos históricos, hablo de la humanidad hoy presente que es la continuación de una humanidad que ha trabajado desde hace miles de años, cientos de miles de años. ¿Cómo puedo experimentar amor por esa humanidad? Es un proceso, siento amor por el proceso humano, algo que va cambiando, y se va transformando, no como una piedra, como algo estático, algo que tiene futuro, algo que me hace apartar todas las piedras del camino. (Los ojos del Negro se ponen brillantes y su emoción llega como una onda a toda la sala).

Pregunta: ¿Y sobre la bondad?

Respuesta: Y sobre la bondad, ¿qué podría decirte de la bondad? Que se experimenta como una reconciliación con uno mismo aunque se refiere a los otros.. Así como se experimenta el odio, lo opuesto a la reconciliación, a la bondad. El odio te lleva a una tensión tal que exige una catarsis, una tensión inaguantable, en donde no soportas al otro, donde quieres hacer desaparecer al otro.

En la bondad se amplía el otro y en él te reconoces y eso te reconcilia. Y ese es un registro unitivo. El otro caso es un registro de disolución, de desintegración. Y cuando eso pasa, lo recuerdas como algo desintegrador, como algo malo que te pasó. Y cuando sucede lo otro, cuando recuerdas un acto de bondad que has producido, lo traes a la memoria y te sirve hoy. Eso es lo que tú necesitas recordar, lo bueno que has hecho, y eso es lo que te invita a hacer esas buenas cosas en el futuro.

Si hubiera alma, esa alma trabajaría con fuerzas, con fuerzas que van produciendo una cierta unidad o fuerzas que se contraponen que se oponen entre sí. ¿Para que habría de continuar esa alma, para sentir siempre ese sufrimiento, esa oposición? ¡Mejor que desaparezca! (risas). Si esa alma existiera quisiéramos que esa alma fuera unitiva, que tuviera un centro hacia lo cual todo converge y todo se armoniza en ese centro. Quisiéramos que eso sí fuera creciendo. Aspiraríamos a una alma en crecimiento y no a una alma estática fija como una fotografía, viviendo en una determinada habitación, dentro un salón. Sería un alma que se amplía.

En el medioevo hablaron del alma del mundo. Un alma más allá de lo individual, de lo personal, pero que permitía que las cosas funcionaran. En los animales y en la personas, en esa época se creía que existía un alma en las personas y en los animales. Era lo que anima-ba a los anima-les. Era ese principio que le daba movimiento. Y de esa alma entendieron que en algún momento se producía un nuevo principio que ya no era simplemente el alma. Se parecía más a un soplo, a un espíritu, algo que se sentía adentro en el corazón en los pulmones, era algo como respiratorio un pneuma como los neumáticos (risas) que tienen aire adentro.

Así se sentía en esa época el espíritu, como un principio distinto al alma y ese espíritu no estaba existiendo siempre, se creaba, se iba generando por lo que hacías, porque tú estabas en este mundo con tu cuerpo y hacías cosas con tu cuerpo, no solo subsistías, no solo comías cosas, cumplías con tus necesidades sino que tenías aspiraciones, tenías tendencias al futuro a ver qué tipo de cosas ibas a lograr y lo hacías con personas en un mundo de personas.

Te relacionabas con las personas en un modo unitivo o de un modo contradictorio. Y cuando te relacionabas con las personas contradictoriamente también creabas contradicción en ti mismo, entonces no podías volar hacia el espíritu, no podías construirlo, te faltaba unidad. Y para obtener esta unidad necesitabas de actos de bondad. Esto creían los antiguos.

Pregunta: ¿Y qué creemos nosotros ahora?

Respuesta: Nosotros nunca sabemos bien cómo son las cosas, entonces nos esforzamos por entenderlas. Porque todo va cambiando muy rápido. La pregunta debería ser qué vamos a creer mañana y en qué vamos a creer pasado mañana, porque lo que estamos creyendo hoy no es ninguna garantía para el futuro. Y las cosas que hoy se creen o no se creen cambian, van a cambiar muy rápido.

Mucha gente empezará a creer cosas que hoy no cree, que no se imagina. Mucha gente que cree que el mundo es de un modo determinado verá muy pronto cómo lo que cree cambia. Por eso lo que nosotros creemos hoy está bien, pero sobre todo en qué vía vamos, en qué dirección vamos, qué iremos a creer. Es nuestra dirección mental lo que juega en estas cosas.

Iremos dando unidad a nuestra mente, a nuestras acciones, o iremos disolviendo esa unidad, aumentaremos nuestra carga de contradicciones o pondremos todo nuestro esfuerzo para direccionar hacia la vida. Eso es lo que puedo comentar según me parece. Sobre el amor, el amor a las personas, el amor a la humanidad, sobre la bondad, sobre lo que está en movimiento, sea a ese que veo o sea a todos los que veo pero que ni siquiera están acá, sino que están en un largo proceso hacia el futuro.

Bueno estamos bien. Si el amor se siente, ¡mejor! y si se siente el amor por la humanidad, aunque sea un débil afecto estamos en camino, (risas), un mínimo afecto por la humanidad, ¡cuánto se necesita esto! Pero en una persona, en otra y en otra, y en todas las personas un mínimo de afecto por la humanidad, parece que no estuviera eso hoy. Sin embargo, la historia es larga, o sea que empezará a surgir el afecto por los demás. No importa las cosas que pasen, el tema es cómo podemos apartar las piedras que hay en ese camino. ¡Eso!


La gente esta en una busqueda intensa. SILO (Bomarzo 2005)

El Libro de El Mensaje, unas pequeñas frases que constituyen el Camino y unas experiencias. Eso es lo que ponemos en marcha, y poco más, algún material pequeño que responde a presiones, y esto progresa. Y a medida que la presión aumente más respuestas va a haber.

Entonces en esta época que vivimos, la gente está haciendo sus preguntas. Está preguntando no se sabe bien adónde o a qué o a quién. Pero la gente está haciendo sus preguntas. A nosotros nos parece que el empujón inicial nuestro responde a lo que la gente está preguntando. La gente no tiene en claro qué pregunta. Tampoco nosotros tenemos en claro qué respondemos. Es homogéneo (risas). La gente está en una búsqueda. No sabe qué busca, pero es evidente que está en una búsqueda, intensa, cada vez más intensa, que no encuentra en las cosas, que no encuentra en los libros, que no encuentra en los canales de TV.

Entonces está buscando, pero no está buscando entre cosas. ¿Qué está buscando? No está buscando cosas. Nos movemos entonces en esa dirección. Todo homogéneo, todo bien. Entonces que no nos pidan cosas porque la gente no busca cosas. Busca sentidos, busca direcciones, busca algo que le permita mantener su vida lanzada hacia algo que no está, que no existe.

Esa es la situación que parece va creciendo en el mundo, va creciendo en las sociedades. Nos enteramos de esa situación cuando dialogamos, no como un gran acto el hecho que vamos a dialogar, ¡no, no!, sino cuando dialogamos con alguien muy cercano. Ahí nos enteramos que nosotros no estamos del todo locos, porque el otro, la otra o quien sea, nos habla también de su búsqueda y de lo que no logra encontrar. Nos sentimos muy a gusto cuando nos dicen: bueno, ¡por fin te he encontrado! Pero no es exactamente eso lo que el otro busca. Es algo que va más allá y que nos pasa a nosotros también. Esa es la situación. Pero verificamos, comprobamos eso cuando dialogamos con alguien muy cercano.

¿QUIEN SOY? Y ¿A DONDE VOY?. SILO (Bomarzo 2005)

Pregunta: ¿Quería preguntar sobre quién soy y a dónde voy? (risas)

Respuesta: Eso es un problema (risas). Todo el camino es un problema. Son pocas palabras, ¡menos mal que son pocas! (risas). Quién soy y adónde voy. En cuanto tratas de entender quién eres, cuando tratas de pensar quién soy, empiezas a hacer, sin darte cuenta, un análisis, una división, mentalmente vas dividiendo. Yo no soy el de ayer, sin embargo hay algo que se conserva en mí desde que era niño. Pero yo no soy ya ese niño. ¿Qué es lo que se conserva en mí desde que era niño que me permite decir que soy el mismo?

Sin embargo no soy el mismo, hay una alucinación permanente, (risas), hay algo que me permite decir; sí, sí, soy el mismo pero no soy el mismo. Bueno pongámonos de acuerdo, (risas). Hay algo que no cambia, y ¿qué no cambia?, hasta la ropa cambia, la ropa de antes me queda chica, en poco tiempo más me va a quedar grande, (risas). Bueno ¿qué permanece entonces? El nombre permanece, algo externo, un documento de identidad, (risas). ¿Qué más?, ¿qué es lo que me da identidad? Quién soy yo, ¿el nombre soy yo? No, el nombre no. ¿Mis experiencias me dan identidad? O yo me recuerdo de un modo muy distinto en un momento y en un modo muy distinto en otro momento. Resulta que ni siquiera mi memoria me da permanencia, mis proyectos han cambiado, es decir, mi imaginación de cosas a futuro ha cambiado.

Entonces ¿quién soy yo? Tal vez yo sea simplemente una ilusión. Yo en cuanto yo, tal vez no exista, tal vez sea una sumatoria de cosas, que me producen el registro del Yo, un Yo que no cambia, como si fuera una unidad. Pero si en cambio empiezo a descubrir que ese yo es cambiante, y determino también que si este Yo cambia, no tiene permanencia, es ilusorio, es una sumatoria de cosas, es memoria, es imagen, es recuerdo, es proyecto, pero no es una cosa. Pero yo creí hasta ahora que mi Yo es permanente.

Y cuando digo Yo soy el centro del mundo, (risas), y lo digo Yo. Ese es el registro de lo universal en mí. Bueno, ¡no es así! (risas). Pero claro, no mortifiquemos a la gente, ¿para qué habríamos de mortificar a la gente? Porque si ese Yo es ilusorio todas las cosas que creo... bueno, también son un poco ilusorias y todas las cosas por las que sufro también son un poco ilusorias. Pero no mortifiquemos a la gente porque si lo que creo, lo que pienso y lo que siento es ilusorio y si mis sufrimientos son también ilusorios, esto que estamos diciendo no ayuda a la gente. Entonces cuando me preguntas por eso yo le escapo a esa pregunta, (risas), porque crea muchos problemas, pero de todos modos un pequeño trabajo por preguntarme a mí mismo quién soy yo, me hace reflexionar por cosas que no son tan permanentes, tan seguras, tan inconmovibles y me hace pensar sobre el sentido, pero sin mortificarse, suave, suave.

¿De dónde vengo?, es una revisión. ¿Adónde voy?, y no lo sé, no lo tengo tanto claro, sería interesante ir aclarando este camino como si en esa reflexión se fuera poco a poco perfilando un futuro. Pero sin mortificarme, si no, crea muchos problemas esa reflexión llevada a la profundidad. Vamos despacio y entonces este camino es un camino para ir despacio, no para meterse en profundidades en donde termino descubriendo que el Yo desaparece, que mis aspiraciones están movidas por cosas efímeras, que mi sufrimiento se basa en cosas efímeras, que lo que quiero lograr y lo que temo perder, sufro por imaginación, sufro por el recuerdo, sufro por las impresiones de un Yo que es móvil. ¡No vale la pena sufrir así!, (risas), no vale la pena tener un Yo. Más vale que tengamos un nosotros, (risas) y que se faciliten las cosas en la gente en nosotros y no Yo metido dentro de mi mismo. Solo yo en una isla mental, donde todo lo que pienso, lo que siento, lo que me pasa es ilusorio y sufriente. No es negocio. En fin, pero así está bien considerar suavemente quién soy yo a dónde voy. Eso es lo que te puedo decir.

“Medita cuidadosamente y en humilde búsqueda”. SILO 1980

Ahí se está hablando de otras implicancias no tan frías, no tan técnicas como las que hemos estudiado, sino que habla de una disposición interna particular para meditar. Es una disposición que trabaja con la eliminación de determinadas creencias, es una disposición sin prejuicios, no sólo sobre las cosas sino sobre uno mismo. Es una disposición que achica el yo. “Cuidadosamente y en humilde búsqueda”.

Esa tercera forma de meditación tiene otras implicancias que no son sólo técnicas.

Es como si para hacer un trabajo muy cuidadoso, como si para hacer un trabajo de laboratorio, tuviera que bañarme antes y crear las condiciones de orden para que las cosas fueran bien.

Esta tercera forma de meditación implica unas condiciones previas del que medita, se preocupa por el estado en que se encuentra la persona que hace la meditación.

Entonces la cosa no está puesta sobre el objeto en el que voy a meditar, en la técnica que voy a usar. En este caso el objeto es la propuesta de un escrito.

La atención no está puesta en ese objeto a ver si yo lo entiendo, sino que está puesta en la disposición con la cual yo voy a ir hacia ese objeto.

Entonces la cosa es un poco extraña, porque ahí tengo el escrito y no me dicen que estudie el escrito, sino que me dicen que me ponga en cierta postura frente al escrito. “Cuidadosa y en humilde búsqueda”, tratando de ponerse en la meditación en un estado previo.

Un poco lo que se hace en relax, cómo para hacer una cosa interesante uno se pone en una condición previa. Aquí estamos hablando de una cosa similar, pero llevada al campo de la meditación.

AGRADECE EN TU INTERIOR. SILO

Te expliqué anteriormente: “Cuando encuentres una gran fuerza, alegría y bondad en tu corazón, o cuando te sientas libre y sin contradicciones, inmediatamente agradece en tu interior”.

1. “Agradecer”, significa concentrar los estados de ánimo positivos asociados a una imagen, a una representación. Ese estado positivo así ligado permite que en situaciones desfavorables, por evocar una cosa, surja aquella que la acompañó en momentos anteriores. Como, además, esta “carga” mental puede estar elevada por repeticiones anteriores ella es capaz de desalojar emociones negativas que determinadas circunstancias pudieran imponer.

2. Por todo ello, desde tu interior volverá ampliado en beneficio aquello que pidieras siempre que hubieras acumulado en ti numerosos estados positivos. Y ya no necesito repetir que este mecanismo sirvió (confusamente) para “cargar afuera” objetos o personas, o bien entidades internas que se “proyectaron”, creyéndose que atenderían ruegos y pedidos.

XVIII. Acción y reacción de la fuerza. LA MIRADA INTERNA

SILO - UNA NUEVA ESPIRITUALIDAD ESTA EN MARCHA

LOS TRIUNFADORES DE HOY NO TIENEN ASEGURADO EL FUTURO SILO


LAS RELACIONES PERSONALES DETERIORADAS HOY AL MAXIMO MUESTRAN EL AUMENTO DE UNA VIOLENCIA SORDA EN LA QUE EL TU Y EL NOSOSTROS VAN DESAPARECIENDO Y EN LA QUE EL INDIVIDUO ARROJADO A LA SOLEDAD Y EL ATURDIMIENTO NO ENCUENTRA YA SALIDAS

DEBEMOS REAFIRMAR EN ESTE CAMPO QUE TODO SER HUMANO TIENE DERECHO A PREGUNTARSE POR EL SENTIDO DE LA VIDA POR EL AMOR POR LA AMISTAD, POR TODO AQUELLO QUE HACE A LA POESIA Y LA GRANDEZA DE LA EXISTENCIA HUMANA

Y QUE UNA ESTUPIDA Y PEQUEÑA CULTURA MATERIALISTA TRATA DE DENIGRAR ARRASTRANDO TODO HACIA LOS ANTI VALORES Y LA DESINTEGRACION

Y EN ESTA SITUACION QUE NOS TOCA VIVIR RECONOCEMOS EL TRIUNFO PROVISORIO DE LA CULTURA DEL ANTIHUMANISMO Y DECLARAMOS EL FRACAZO DE NUESTROS IDEALES QUE NO SE HAN PODIDO CUMPLIR

PERO LOS TRIUNFADORES DE HOY NO TIENEN ASEGURADO EL FUTURO

SILO

04.05.99
Hem Olav 27.05.09

SPOT - Parque Carcarañá - Habilitación


8 de mayo
12 hs

Ruta 34 Km 35
www.parquecarcarana.org

El Paisaje Interno- Humanizar la Tierra

Todo mundo al que aspiras, toda justicia que reclamas, todo amor que buscas, todo ser humano que quisieras seguir o destruir, también están en ti. Todo lo que cambie en ti, cambiará tu orientación en el paisaje en que vives. De modo que si necesitas algo nuevo, deberás superar lo viejo que domina en tu interior. ¿Y cómo harás esto? Comenzarás por advertir que aunque cambies de lugar, llevas contigo tu paisaje interno.

Extracto del libro El Paisaje Interno de Humanizar la Tierra: El Paisaje Humano.

Silo

Citas

"El que ha percibido aquello que no tiene sonido, tacto, forma, decadencia, y gusto, que es eterno y no tiene olor, principio ni fin, que está más allá de lo Supremo y es inmutable, éste está libre de las fauces de la muerte".
LOS UPANISHADS

Citas

" pero al final de ese ciclo histórico la luz y las tinieblas estaban muy mezcladas, estaban mezcladas adentro de cada uno, entonces el lío era el poder separar en uno mismo esa luz y esa tiniebla....."



Silo

16 de abril de 2011

Síntesis entre muerte y vida se perfila la nueva existencia. SILO 1959

¡Despierta ya universo!

¿No oyes rugir al Hombre en los abismos?

¡Desgarra los espacios y contempla cómo dirige el fuego y cabalga al huracán!

...Desde su soledad ascendente percibe el ritmo de los cantos, últimos cantos, nebulosa hecatombe de mundos viejos.

Las ciudades y los montes pesados encierran esperanzas y titanes.

Ha pulverizado con su voz el carro de los dioses, arranca de los usurpadores la conducción del orbe, bebe la eternidad.

Fulgor inmenso de cielos y de soles; quietud de tierra muerta; velocidad de rayo en un todo creciente. Presto para incendiar un mundo, agazapado para lanzar en cataclismo póstumo a esa convulsionada selva enmarañada por gritos y por llantos.

Crispa la tierra sus montañas heladas en defensa de sí, teme el cambio, la despiadada revolución porque habrá pérdida para la vejez.

El eco de mercaderes y mesías se transforma en pálido clamor... ¡No pueden aunar fuerzas porque sólo conocen la mentira!

Armas y armas descargan las civilizaciones milenarias. ¿Cómo crear alegría sin tristeza, cómo crear sin destrucción?

Dos lágrimas caen de sus lagos azules, la luna ya no refleja en ellos porque ha muerto. El sol no ilumina... A su alrededor penumbra. En sus manos un ave con humo aún de las ciudades humeantes...

Pero ahora de aquellas tierras fecundadas por lágrimas brotan nuevas inteligencias y cuerpos de bronce.

Cada hombre y cada mujer son creadores del mundo, de su propio mundo.

No hay destino, sólo existe el presente eternizado por la voluntad.

Resultado de dos formas de pensamiento clarea el nuevo ideario.

Síntesis entre muerte y vida se perfila la nueva existencia.

¡He aquí al Hombre desposeído de angustia respirando y bebiendo eternidad!

He aquí al ave desplegadas sus alas en sinfonía de libertad ascender y ascender más alto aún que las rojas esferas... ¡más alto!, ascender y ascender hasta la luminaria enorme de sí misma.

"Son legiones de seres, pléyades sublimes habitando un nuevo cosmos, el cosmos que ellos mismos y sin redención de nadie han construido y ordenado".


FRAGMENTO DEL LIBRO ¡IMBECILES! DE SILO

Te diré cuál es el sentido de tu vida aquí. SILO

"Nombrador de mil nombres, hacedor de sentido, transformador del mundo... tus padres y los padres de tus padres se continúan en ti. No eres un bólido que cae, sino una brillante saeta que vuela hacia los cielos. Eres el sentido del mundo y cuando aclaras tu sentido iluminas la tierra. Cuando pierdes tu sentido, la tierra se oscurece y el abismo se abre".

"Te diré cuál es el sentido de tu vida aquí: Humanizar la Tierra! Qué es humanizar la Tierra! Es superar el dolor y el sufrimiento, es aprender sin límite, es amar la realidad que construyes."


párrafo extraído del libro El paisaje Interno capítulo: dolor, sufrimiento y sentido de la vida de (Humanizar la Tierra)

LA ATENCION Y LA PREGUNTA POR EL SENTIDO DE LA VIDA. SILO 1991

Cuándo surge la verdadera pregunta por el sentido, porque se puede preguntar desde muchas posiciones mentales, una verdadera pregunta por el sentido puede ser formulada desde un nivel atencional interesante, no desde la borrachera, ni desde el semisueño, sino ni siquiera hay pregunta genuina, auténtica, verdadera, de registro por el tema del sentido, mucha gente puede hablar del problema del sentido de la vida, pero eso de: no es necesaria, bueno, y cómo lo siente para decir lo que está diciendo. El problema del sentido de la vida surge como que es importante cuando se coteja con la percepción de la finitud, sino es una frase, es cualquier cosa, el problema del sentido...

Es la dirección mental la que ya me pone el carril. SILO 1991

Yo soy un escultor, tengo un esquema, de cómo va a ser mi escultura y es como si estuviera chupado por la escultura terminada, que todavía no está, entonces la voy construyendo, voy hacia eso, ¿no es cierto? hacia esa causa final, chupado por aquello, ¿eh?, y en la vida cotidiana voy chupado también por esa causa final que normalmente es una imagen, a veces es una imagen muy fuerte, muy compulsiva, que me hace descuidar otro tipo de cosas, entonces hago desprolijidades de toda naturaleza, descuido la causa material, la causa formal y todo aquello.

Pero hay un punto a cuidar, que es, que cuando me pongo a diseñar esa escultura, ya he puesto una dirección. Esto de las causas finales, formales, y todo aquello, esto de las causas, esta división, bueno, es una forma de explicar las cosas, pero en realidad el tema es que yo proyecto una línea mental, lanzo una línea mental, tengo una dirección ya en la elección de ese tipo de escultura y no de otra, una vez que he elegido esa escultura, ya bueno, está la imagen y tengo que atenerme a ella, pero cuando voy ha hacer la escultura, en la dirección mental está el tipo de escultura que voy ha hacer, es la dirección mental la que ya me pone el carril, me lleva en una dirección determinante, de manera que si mi dirección mental está montada sobre una compulsión todo va ha ser arrastrado por ella, el tema de la dirección mental es aquello que permite lanzar líneas hacia una imagen ¿eh? Si mi dirección mental es fuera de tema, ¡inútil que organice tácticas, siempre va ha ser fuera de tema la producción de lo que hago, inútil!

MODIFICAMOS EL FUTURO Y MODIFICAMOS EL PASADO. SILO 1991

¡No puedes ir al pasado, el pasado ya pasó!

- Pero uno puede traerlo al presente.

Mario: Lo traes al presente. Entonces no solucionas el problema del pasado, solucionas el problema de la valoración que haces del pasado.

- O lo puedes ver de otra manera.

Mario: Cambias la óptica, lo estás solucionando desde presente, ¿pero qué estás haciendo?, revalorizando ese pasado, desde ese punto de vista claro, desde un punto de vista dices que estás solucionando problemas de tu pasado, desde un punto de vista.

También desde el mismo punto de vista puedes decir que estás solucionando problemas de tu futuro ¿no es cierto? En realidad estás cambiando, las valorizaciones, el punto de vista y la atención que pones a determinados aspectos de problema a pasado o a futuro, ¿sí o no?, por consiguiente es posible hacer eso, es posible trabajando ¿sí o no? Bien, es lo que estamos haciendo, es posible modificar el pasado en el sentido que se está comentando, y es posible modificar el futuro, con esos líos que estamos hablando, ¿sí?

Bien, ahora veámoslo un poco más complicado, resulta que hoy tengo el problema que ocurrió cuando tenía seis años, entonces yo ahora revalorizo, cambio el punto de vista, tiendo a modificar el problema del pasado, pero porque lo siento hoy, disminuye hoy el problema que tengo allí en el pasado, ¿sí?

Allí quedaron las impresiones porque eso que ocurrió, ocurrió, pero el significado de lo que ocurrió lo he modificado en el hoy ¿sí o no?, ¿sí?, bien, ahora resulta que desde el hoy soluciono el problema de los significados del pasado ¿si?, y este problema que tengo hoy también se modifica, ¿pero por qué se modifica, por qué lo solucioné hoy?, ¿o por qué?, como hoy reconsideré el problema del pasado y en otra forma, desde el pasado se modifican esas compulsiones, esas compulsiones en el día de hoy, he hecho una vuelta al pasado, he modificando algo atrás, y lo he traído limpito y lo he puesto de nuevo en el presente, si admitimos eso también vamos a tener que decir del futuro, y eso no es posible, yo digo el futuro es una transformación adherido al hoy y entonces ahora no tengo problemas con el futuro, será otro problema.

Porque si soluciono problemas del pasado, soluciono muchas compulsiones hoy, pero esas compulsiones vienen del pasado, y yo hago un trabajito y dejan de venir esas compulsiones del pasado, pero en el pasado están esas compulsiones, yo trabajo nada más que en el presente, ¿si o no?

- Tengo que admitir que estas compulsiones son presente.

Mario: Tengo que admitir que estas compulsiones son presentes, pero claro, yo los considero como una cosa que están en el pasado, cosas que están en el pasado, que actúan desde un pasado, no se sabe cómo, mágicamente..., una cosa que tengo en memoria que actúa hoy, y eso que transformo lo transformo hoy, porque modifico mi interpretación de la realidad, de las cosas pasadas, de las cosas futuras y de todo aquello, modifico mi sistema de interpretación.

De manera que de acuerdo al nivel de conciencia en que me emplazo, de acuerdo al nivel de atención, más la reinterpretación, de todo aquello que considero pasado, de lo que va a pasar a futuro y demás, cambia hoy, cambia mientras lo trabajo, cambia mientras lo modifico, varió el nivel atencional, varió el nivel de conciencia y nada, todo sigue por las suyas, todo sigue actuando, ¿si o no?

Así que pudo hacer unos arreglos ahí, los hago en el momento en que estoy trabajando en ese nivel de conciencia, caigo de nivel y todo sigue actuando igual, todo sigue actuando igual, veo un problema en el futuro, hago mi emplazamiento, se modifica el problema, caigo de nivel de conciencia y empieza a actuar de nuevo como estaba actuando antes, ¿eh? Entonces acá el tema, no es que arregle aquello o arregle lo de más allá, el tema es que lo veo de un modo, lo veo de otro modo, ¿no es cierto? Si me pongo de un modo, se me viene encima uno y otro, si me pongo de otro modo no se me viene encima.

Entonces parece que no se tratara de arreglar determinadas cosas poniéndose en un nivel, arreglar otras poniéndose en ese nivel, sino el problema que tienes ahí es mantenerte, en la medida que caigo, problema..., ¿sí o no?, ¿fácil?, ese es nuestro problema, el problema es mantener determinado nivel interesante, porque si no el sujeto va a decir: tanto que he trabajado con la atención y siguen los mismos problemas. Usted habrá trabajado lo que quiera, pero si usted vuelve a su mentación mecánica, a su mentación habitual y ordinaria, ¿por qué no van a seguir trabando esos problemas, a ver por qué no?

14 de abril de 2011

ACERCA DEL NO-RUIDO. SILO 1975

La frecuencia mental de no-ruido es aquella donde la conciencia trabaja sin estar sometida a tensiones extras, donde no hay interferencias en ese trabajo, donde cada nivel trabaja con el tipo de estructuración y clima que le es propio sin ser presionado o interferido por aquellos de otros niveles. Donde se registran variaciones emotivas, donde se futuriza y actualiza, pero sin que la conciencia quede fijada a esas polaridades o tiempos. Donde si bien hay teñidos emotivos éstos no condicionan con fuerza opresiva.

Así la conciencia circula suavemente por sus distintos niveles de trabajo; sin forzamientos, con trabajo pleno de cada nivel, pasando por ellos casi por péndulo (que es lo que sucede cuando trabajando bien rompemos la inercia de cada nivel).

La "Pureza Interna": no-ensueño, no-sobresalto, paz consigo mismo. Vemos alegorizada esta frecuencia mental posibilitaria.

No podemos dejar de lado que también esta frecuencia tiene su correspondencia cenestésica bien particular.

Esta frecuencia es también aquella que se registra cuando desaparece el conflicto y queda sólo el problema a resolver.

Es la de una atención no-prejuiciada, "ingenua" diríamos.

Es la de un correlato emotivo de "buena disposición".

Es la de un correlato motriz con tensiones proporcionadas y oportunas.

Es la de un funcionamiento sexual pleno y no sometido a tensiones.

Es la de una vegetativa en disponibilidad.

Pero es también la frecuencia mental, donde si bien algunos de aquellos aspectos están ausentes, de todos modos no somos "tomados" y guardamos cierta independencia del clima interno.

SILO - Comentarios sobre la Regla de Oro


Últimamente, la frase “trata a los demás como quieres que te traten”, ha sido motivo de buena comunicación con mucha gente que anda por ahí perdida entre sus contradicciones, gente que además aumenta de continuo la contradicción entre los que la rodean. Los comportamientos se hacen hoy cada vez más erráticos y nadie sabe a qué atenerse con los otros, al par que los otros tampoco saben qué esperar de uno. En algunas ocasiones hemos aludido a la “moral”.

Semejante palabra hoy huele a falsedad, como pasa con tantas otras que han sido manoseadas y utilizadas con las peores intenciones. ¿Qué es hoy la “moral” sino un armatoste obsoleto en el que nadie cree? Nuestra moral nada tiene que ver con la farsa instituida. Nosotros nos apoyamos en un gran principio de comportamiento que ha sido llamado “la Regla de Oro”.

Es claro que para quienes conocen el pensamiento humanista, la Regla de Oro no presenta ninguna dificultad. Su coincidencia con la visión que tenemos del ser humano es perfecta. No obstante, algunos comentarios pueden ayudar a difundir un comportamiento en el que se afirma y justifica el esfuerzo por erradicar el dolor y el sufrimiento en la sociedad en que vivimos.

Cuando hablamos de antidiscriminación, de respeto por la diversidad, y de elección de las condiciones de vida a las que aspiramos para nosotros y para los demás, ¡está resonando esta moral! En el Vocabulario Humanista se escribe sobre la Regla de Oro: “Principio moral, muy difundido entre diversos pueblos, revelador de la actitud humanista.


Damos a continuación algunos ejemplos:

Rabino Hillel: “Lo que no quieras para tí no lo hagas a tu prójimo”.

Platón: “Que me sea dado hacer a los otros lo que yo quisiera que me hicieran a mí"

Confucio: “No hagas a otro lo que no te gustaría que te hicieran”.

Máxima jainista : “El hombre debe esforzarse por tratar a todas las criaturas como a él le gustaría que le tratasen”

En el cristianismo: “Todas las cosas que quisiérais que los hombres hicieran con vosotros, así también haced vosotros con ellos”.

Entre los sikhs: “Trata a los demás como tú quisieras que te trataran”.

La existencia de la Regla de Oro fue comprobada por Herodoto en distintos pueblos de la antigüedad”.

En el Humanismo se dice: “trata a los demás como quieres que te traten”.

En el Mensaje de Silo muchas personas entienden, practican y/o tratan de practicar este principio de conducta. Ellas parten de una sensibilidad, de una apreciación del otro, diferente a la que se ha impuesto hasta ahora en esta época de desestructuración de la relaciones humanas.

El entendimiento cabal de este principio, parte de la comprensión de la estructura de la vida humana en su totalidad. Esta comprensión es diferente a la habitual. En el Humanismo se desconfía sobre la sinceridad de otros cuando dicen que lo comparten, porque su visión del ser humano es frecuentemente opuesta a la del Humanismo. Si habitualmente no se trata al vecino en base a este principio, ¿qué puede quedar para los que hablan del cambio de la sociedad y del mundo? ¿En qué se fundamenta realmente su lucha para mejorar las condiciones de vida del ser humano?

Veamos las dificultades.

“Trata a los demás como quieres que te traten”. En esa relación de conducta, hay dos términos: el trato que uno requiere de los demás y el trato que uno está dispuesto a dar a los demás.

A. El trato que uno requiere de los demás.

La aspiración común se dirige a recibir un trato sin violencia y a reclamar ayuda para mejorar la propia existencia. Esto es válido aún entre los más grandes violentos y explotadores que reclaman colaboración de otros para el sostenimiento de un orden social injusto. El trato requerido es independiente del que se está dispuesto a dar a los demás.

B. El trato que uno está dispuesto a dar a los demás.

Se suele tratar a los demás utilitariamente como se hace con diversos objetos, con las plantas y con los animales. No hablamos del extremo del trato cruel porque, después de todo, no se destruye a los objetos que se desea utilizar. En todo caso, se tiende a cuidar de ellos siempre que su conservación gratifique o rinda alguna utilidad presente o futura. Sin embargo, hay algunos “otros” un tanto perturbadores: son los llamados “seres queridos”, en los que su sufrimiento y su alegría nos produce fuertes conmociones. En ellos se reconoce algo de uno y se los tiende a tratar del modo en que se quisiera ser tratado. Hay pues un salto entre los seres queridos y aquellos otros en los que uno no se reconoce.

C. Las excepciones.

Con referencia a los “seres queridos”, se tiende a darles un trato de ayuda y cooperación. También sucede con aquellas personas extrañas en la que se reconoce algo de uno, porque la situación en que el otro se encuentra hace recordar la propia situación, o porque se calcula una situación futura en la que el otro se podría convertir en factor de ayuda para uno. En todos estos casos se trata de situaciones puntuales que no igualan a todos los “seres queridos” y que no se extienden a todos los extraños.

D. Las simples palabras no fundamentan nada.

Uno desea recibir ayuda, pero ¿por qué habría de darla a otros? Palabras como “solidaridad” o “justicia” no son suficientes; se dicen con un trasfondo de falsedad, se dicen sin convicción. Son palabras “tácticas” que se suelen utilizar para promover la colaboración de otros, pero sin darla a otros. Esto puede llevarse más allá todavía, hacia otras palabras tácticas como “amor”, “bondad”, etc. ¿Por qué se habría de amar a alguien que no es un ser querido?

Es contradictoria la frase: “amo al que no amo”, y es redundante decir: “amo al que amo”. Por otra parte, los sentimientos que aparentan representar esas palabras, se modifican continuamente y puedo comprobar que amo más o amo menos al mismo ser querido. Por último, las capas de ese amor son diversas y complejas; ésto aparece claramente en frases como: “Amo a X, pero no lo soporto cuando no hace lo que quiero”.

E. La aplicación de la Regla de Oro desde otras posiciones.

Si se dice: “Ama a tu prójimo como a tí mismo por amor a Dios”, se presentan por lo menos dos dificultades. 1.- Debemos suponer que se puede amar a Dios y admitir que ese “amor” es humano, entonces la palabra no es adecuada; o bien amamos a Dios con un amor que no es humano en cuyo caso la palabra tampoco es adecuada y 2.- No se ama al prójimo sino indirectamente, por medio del amor a Dios.

Doble problema: desde una palabra que no representa bien la relación con Dios, debemos traducirla a los sentimientos humanos. Desde otras posiciones, se dicen cosas como éstas: “Se lucha por solidaridad de clase”, “se lucha por solidaridad con el ser humano”, “se lucha contra la injusticia para liberar al ser humano”. Aquí seguimos con la falta de fundamento: ¿por qué habría de luchar por solidaridad o para liberar a otros?

Si la solidaridad es una necesidad, no es una cuestión que pueda elegir, en cuyo caso poco importa que lo haga o no lo haga ya que no depende de mi elección; si en cambio es una elección, ¿por qué habría de elegir esa opción? Otros dicen cosas más extraordinarias, como por ejemplo: “en el amor al prójimo nos realizamos”, o bien: “el amor al prójimo sublima los instintos de muerte”.

¿Qué podríamos decir de ésto cuando la palabra “realizarse” no está clara si no se presenta el objetivo, cuando la palabra “instinto” y la palabra “sublimación” son metáforas de una Sicología mecanicista hoy ya, a todas luces, insuficiente? Y no faltan los más brutales que predican: “Usted no puede obrar fuera de la Justicia establecida que está hecha para que todos nos protejamos mutuamente”. En este caso, no se puede reclamar desde esa “Justicia” ninguna actitud moral que la sobrepase.

En fin, quedan algunos que hablan de una Moral Natural zoológica, y aún otros que definiendo al ser humano como “animal racional” pretenden que la moral se derive del funcionamiento de la razón de dicho animal. Para todos los casos anteriores, no cuadra bien la Regla de Oro. No podemos estar de acuerdo con ellos aún cuando nos digan que, con otras palabras, estamos hablando de lo mismo.

Está claro que no estamos hablando de lo mismo. ¿Qué habrán sentido en los distintos pueblos y momentos históricos todos aquellos que hicieron de la Regla de Oro el principio moral por excelencia? Esta fórmula simple, de la que puede derivarse una moral completa, brota de la profundidad humana sencilla y sincera. A través de ella, nos develamos a nosotros mismos en los demás.

La Regla de Oro no puede convertirse en un nuevo instrumento de la moralina hipócrita, útil para medir el comportamiento de los otros. La Regla de Oro no impone una conducta, ofrece un ideal y un modelo a seguir al par que nos permite avanzar en el conocimiento de nuestra propia vida.

Cuando una tabla “moral” sirve para controlar en lugar de ayudar, para oprimir en lugar de liberar, debe ser rota.Más allá de toda tabla moral, más allá de los valores de “bien” y “mal” se alza el ser humano y su destino, siempre inacabado y siempre creciente.

Mendoza 17/12/95

*Extraído del Manual de Temas Formativos para Mensajeros .