8 de febrero de 2011

Trabajo Sobre la trasmision del Espiritu

Trabajo sobre la transmisión del Espíritu

Este trabajo esta basado en la experimentación con algunos Maestros de los Parques Chaco, Piribebuy y la Reja.

Es un intento por comunicarse con el otro de una forma distinta, teniendo como objetivo conectarse con el espíritu del prójimo. Esta experiencia esta inspirada en la RI y el anexo al Mensaje de Silo en lo referido al principio del espíritu y la posibilidad de transmitirlo a otros.

Se intuye a este principio espiritual, como una paradoja ya que a la vez de individual va tomando carácter universal, que se registra como una manera diferente de estar en el mundo, basado en el afecto y la calidez humana de los integrantes de Escuela.

Se registra una nueva forma de relacionarnos como resultado del proceso disciplinario.

Silo afirma en la Religión Interior: “1) hay tres principios en el hombre (cuerpo, doble y espíritu). 2) que la muerte física ocurre cuando el cuerpo y el doble se desorganizan 3) que es posible la formación del espíritu 4) que el espíritu formado es inmortal 5)que la formación del espíritu inmortal depende de una vida llevada según ciertos Principios y de los trabajos hechos con la fuerza para lograr el desarrollo.”

En el anexo al Mensaje de Silo en El Espíritu Humano nos dice “El ser humano en su bondad, en la eliminación de las contradicciones internas, en los actos conscientes, y en su sincera necesidad de evolución hace nacer el espíritu. Para la evolución son necesarios el amor y la compasión. Gracias a ellos es posible la cohesión interna entre los seres que posibilitan la transmisión del espíritu de unos a otros

Primera experiencia

Se recomienda un intercambio previo con los participes sobre las diferentes interpretaciones y experiencias con respecto a la trascendencia, el doble, el espíritu, el proceso disciplinario individual y la visión particular sobre la Escuela como conjunto humano en la actualidad.

Se tomaran unos minutos de reflexión individual sin necesidad de comentar, sobre el Propósito que cada uno haya elaborado como resultado de su proceso disciplinario, cada uno tratara de meditar en ese propósito tratando de hacer presente en su interior, esa experiencia significativa y conmocionante cargada de una importante carga afectiva.

Una vez traído el Propósito se agregara al mismo “el propósito de comunicarse con el Espíritu del otro”, es decir, adosaremos al Propósito que hallamos descubierto en las disciplinas un segundo propósito para esta experiencia, que aspiraremos tenga la misma carga afectiva del primero.

Sentados en círculo, cada uno medita en silencio nuevamente sobre los dos propósitos unidos, durante unos pocos minutos, cuando cada cual crea conveniente, se comienza a realizar la experiencia de fuerza sin necesidad de que alguien guíe la experiencia.

Se trata de dejarse llevar por la sensación de la esfera, ya sin mentar en el Propósito, sin ninguna expectativa.

Se intenta una comunicación en otro espacio.

Segunda experiencia

Es la ceremonia de imposición, luego de la primer experiencia el oficiante lee la ceremonia del Mensaje de Silo y realiza la imposición de manos solo a la persona que tenga al lado, al terminar, esta persona hace lo mismo con la que tiene al lado y así sucesivamente hasta completar el circulo, el objetivo es que todos tengan la experiencia de dar y recibir el Pasaje de la Fuerza.

Intercambios sobre la experiencia.


Breve comentario

La sensación de comunicación sincera y profunda de esa experiencia fundamental que engrandece al espíritu humano, comienza a manifestarse como un nuevo ser en la experiencia colectiva de este conjunto. No se trata de grandes discursos ni novedosas formulas de crecimiento personal o social, se trata de algo más sencillo, más calido, algo que comienza a transformar las relaciones de diferenciación entre personas en algo fraterno, universal.

Comenzamos a sentir la necesidad del otro, la grandeza de mi hermano, y en ella me reconozco y me comprendo como parte de su espíritu.

Y es así como la experiencia de lo profundo comienza a manifestarse como un gran espíritu que se manifiesta en cada una de nuestras experiencias y es allí donde nos vamos encontrando, una sola manifestación, un ser tan complejo, tan completo, que nace y evoluciona sin limites en nuestros pensamientos, en nuestras acciones, en nuestros corazones.

Tener en cuenta estos principios del doble y del espíritu, trabajar seriamente en su evolución y posterior manejo de sus posibles manifestaciones, podría llegar a generar un nuevo sistema de relaciones entre los seres humanos, basado ya no en la fe o la elevada aspiración de un futuro mejor, sino en la irrebatible experiencia de certeza de la inmortalidad.

Camila Cruz, Nahuel Tejada

Parque Chaco - Enero 2011

No hay comentarios: