22 de noviembre de 2010

Tributo a Federico Rodríguez

Hijo pequeño de Silo.

El cantante del grupo Fauna, Federico Rodríguez, que con su colorido tremendamente vital alegrara el acto final de la Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia en el Parque Punta de Vacas, ha pasado muy sorpresivamente a otros espacios. La perplejidad ante su muerte nos deja ante la necesidad de agradecer el aporte que antes no supimos expresarle.

4e9929e8767bb2e11de85392a7d9118d8ffbc731.1280x960
Imagen de: Miguel Angel Carreño
Federico Rodríguez

PressenzaBel Horizonte, 21/11/10Con la irreverencia de su creatividad y la tremenda energía desplegada en sus conciertos, Federico aportó también a la causa de la Paz y la No Violencia, arrimándole a la Marcha Mundial el afecto colorido de las nueva generaciones, el ritmo y la osadía de quienes suben a las altas cumbres para clamar por un mundo mejor.

Cuando ello sucedió, y también después cuando con su banda Fauna recorrió todos los países de América Latina, no supimos reconocer oportunamente su extraordinario aporte. Este sábado, se estaban por presentar en una de las etapas finales de la gira, en el Festival Electronika en Bel Horizonte, Brasil. Sin embargo la muerte lo sorprendió en su vuelo, sin que concluyera el periplo musical planificado.

Los cantantes de los diversos grupos del Festival Electronika dedicaron a él la noche del concierto, en homenaje póstumo.

Su tránsito hacia la Luz nos pone de manifiesto, una vez más, la provisoriedad de nuestra existencia y nos convoca a poner en juego hacia las mejores causas, toda nuestra alegría, fuerza y capacidad.

Gracias Federico por tu significativo aporte!


1 comentario:

Raul-Lilloy dijo...

En cierta forma era lo opuesto a su padre, era un concepto artistico, libre, no autoritario, si vemos sus letras, su musica y ponemos al lado todo el tono cada vez mas evangelico, es como si el siloismo arranco como algo transgresor, del otro lado de las religiones fariseas y ahora de nuevo apelando a un tono conciliar, de apacentar, de hablar de la fuerza, del más allá. En fin un camino que fue de Zarathustra en sus inicios al evangelismo actual. ¿Para que queremos una nueva religion?